A diferencia del pensamiento renacentista conjuntivo, el pensamiento ilustrado (es decir, nuestro modo contemporáneo de ver y conocer) es esencialmente disyuntivo. El “ojo” o el intelecto está separado y desvinculado de los “objetos” que se examinan mecánicamente. El pensamiento mecanicista hizo muy poderosa a Europa occidental, pero llevado al extremo y remodelado como una ideología divisoria radical de la transformación humana, está llevando a Occidente al desastre. Por ejemplo, la “nueva sabiduría” procedente de Silicon Valley y Davos, surgida a raíz de la revolución cibernética de los años sesenta afirma que la tecnología “crece” con la vida, pero desligada de ella, como un “elan vital” sintético y determinista, sin tener en cuenta el pensamiento humano ni el libre albedrío. Es decir: la ciencia, en esta nueva visión, ya no está al servicio de la humanidad.

Por Alastair Crooke

Durante los últimos cuatrocientos años, los europeos occidentales han vivido una “visión” muy particular; una que se aparta de la anterior. Mientras Galileo proseguía con sus experimentos en Italia, fue Francis Bacon quien estableció una clara teoría del procedimiento inductivo: hacer experimentos y sacar conclusiones generales de ellos, para ponerlas a prueba en otros experimentos.

Bacon también fue pionero en la comprensión clave del mundo como una máquina, un desarrollo completado por dos figuras señeras de la civilización occidental, Descartes y Newton. Descartes consideró que los peatones de una calle de París que se dirigían a sus casas eran “máquinas cubiertas con un impermeable”. Atraído por el anhelo de certeza de la época, Descartes percibió cómo podía “dar al público… una ciencia completamente nueva que resolvería todas las cuestiones de cantidad, continuas o discontinuas”.

Para él, la mente era más cierta que la materia, y le llevó a la conclusión de que ambas estaban separadas y eran fundamentalmente diferentes. Newton complementó este paradigma al considerar el cosmos (de nuevo) como una máquina, regida por leyes inmutables: una gigantesca máquina cósmica, completamente causal y determinada.

Esta historia puede parecer abstracta y remota. Pero no lo es. En líneas generales, muchos de nosotros aún residimos en la “nueva comprensión” esbozada anteriormente. Sin embargo, si es así, somos dinosaurios. Porque la ciencia ha mutado desde entonces. Las consecuencias geopolíticas nos acosan hoy en día.

Puede que este pensamiento mecánico hiciera muy poderosa a Europa occidental entonces, pero llevado al extremo (como ha sido) y remodelado como una ideología divisoria de la transformación humana radical, está llevando ahora a Europa al desastre (El Cuarto Giro). El reciente G7 es un claro ejemplo. Frente a las innumerables y graves crisis de Europa, sus líderes se obsesionaron con Ucrania, ignorando de hecho su Casa en desintegración, dejando implícita su indiferencia ante la difícil situación de los pueblos que viven en ella.

¿Qué hay de nuevo y diferente hoy en día con respecto a hace cuatrocientos años? El modo de pensar y ver del Renacimiento era esencialmente conjuntivo: el “ojo” y el “intelecto”, en esta tradición, pueden apuntar hacia un “algo” (el “ojo” y el “intelecto” emiten sus acies), y cuando toca a este otro ser, es como si uno se encontrara con otra persona -aunque este ser es lo que ahora llamaríamos una “cosa” (en el mundo de hoy expresamos algo de nuestro yo en el encuentro personal, y sin embargo, de alguna manera nos transformamos también por la presencia del otro. Ambos se compenetran y alteran la sustancia del otro.

Sin embargo, la Ilustración (es decir, nuestro modo contemporáneo) de ver y conocer es esencialmente disyuntiva. El “ojo” o el “intelecto” está separado y desvinculado de los “objetos” que se examinan. (El giro equivocado que gran parte del mundo -el mundo no occidental- no emuló).

Lo fundamental, por tanto, es nuestra atención, o dicho de otro modo, nuestra disposición, hacia el mundo. El modo de atención que prestamos al mundo cambia el tipo de “cosa” que surge para nosotros. De este modo, cambia el mundo. Y, de ese modo también, creamos “nuestro mundo” (o, al menos, nuestra representación de él). Si decidimos imaginar el mundo como una máquina, la “realidad” se presentará como una máquina.

Así es como “es”. Con los líderes políticos del G7 fuera de órbita en alguna “representación del mundo” imaginada, aparentemente no son conscientes de lo que han forjado: No oyen ni ven. Sólo son esclavos de los aplausos de sus colegas en su burbuja de credibilidad, es decir, de los que piensan como ellos.

El filósofo de la moral Alasdair MacIntyre, en After Virtue, señala cómo estas fuerzas “caóticas” y desintegradoras de hoy en día han estado a punto de eliminar la investigación moral de la cultura europea. Las características contemporáneas de estridencia e interminabilidad del debate son el resultado directo de esta catástrofe (la Ilustración) en nuestro pasado, escribe. Una catástrofe tan grande, señala MacIntyre, que el propio vocabulario de la investigación moral ha sido casi exorcizado de nuestro lenguaje.

Hoy en día, cualquier debate moral, dado un grupo de suficiente diversidad, tiene el potencial de convertirse en una pelea a gritos… o algo peor (pelea a puñetazos, cancelación, ruina…). Pero la característica más llamativa de los debates morales es su tendencia a no llegar nunca a una resolución: Las líneas se trazan pronto y los participantes se apresuran a tomar partido. Pero al tomar partido parecen incapaces de escuchar al otro. “Todos sienten el calor, pero nadie ve la luz”.

Pues bien, una de las consecuencias, como ha señalado el profesor Neil Kutzman, es la contaminación de la ciencia newtoniana. La ciencia avanza cuestionando el estado actual del conocimiento. Pensemos en la disputa entre Albert Einstein y Niels Bohr sobre las implicaciones de la mecánica cuántica. Einstein acribillaba constantemente a Bohr con una letanía de objeciones. Con el tiempo, Bohr y otros pudieron responder a todas las objeciones de Einstein a la mecánica cuántica, pero el campo avanzó enormemente al tener que lidiar con las complicadas y sofisticadas cuestiones planteadas por Einstein.

Por tanto, la ciencia, por su propia naturaleza, nunca está resuelta. La respuesta a cualquier problema no sólo está sujeta a futuras modificaciones, sino que invariablemente plantea muchas más preguntas de las que responde. Sin embargo, muchas de las grandes cuestiones científicas de hoy en día se rigen por el dogma y no por el debate, y con la anulación de los que cuestionan “La Ciencia”.

Esto es comprensible porque la “nueva ideología” procedente de Silicon Valley y Davos ha puesto el mundo newtoniano literalmente “patas arriba”. La “nueva sabiduría” surgida a raíz de la revolución cibernética de los años sesenta afirmaba que la tecnología “crece” con la vida, pero bastante desligada de ella, como un “elan vital” sintético y determinista, sin tener en cuenta el pensamiento humano ni el libre albedrío.

Esto parecerá ajeno a la experiencia de la mayoría de los lectores, pero la ciencia, en esta nueva visión, ya no está al servicio de la humanidad: La mente humana, en un influyente segmento de Occidente, es vista como nada más que la suma de sus átomos no vivos; algo aparte del avance de la tecnología como un ser autónomo en evolución, a punto de convertirse en sensible.

El gurú del Foro Económico Mundial del Gran Reajuste, el profesor israelí Yuval Noah Harari, lo ha declarado explícitamente, diciendo

Si tienes suficientes datos, y tienes suficiente poder de computación, puedes entender a las personas mejor de lo que se entienden a sí mismas y entonces puedes manipularlas de maneras que antes eran imposibles y en tal situación, los viejos sistemas democráticos dejan de funcionar. Tenemos que reinventar la democracia en esta nueva era en la que los humanos son ahora animales hackeables. La idea de que los humanos tienen un “alma” o “espíritu” y tienen libre albedrío… se ha acabado”.

Pues bien, fue en Afganistán donde se levantó tal visión en los últimos años. Este iba a ser un escaparate del gerencialismo técnico. En términos muy reales, Afganistán se convirtió en un banco de pruebas para cada una de las innovaciones en la gestión tecnocrática de proyectos, con cada innovación anunciada como precursora de nuestro futuro más amplio. Los fondos llegaron a raudales y un ejército de tecnócratas globalizados se encargó de supervisar el proceso. Los macrodatos, la IA y la utilización de conjuntos de métricas técnicas y estadísticas en constante expansión, iban a derribar las viejas ideas “anticuadas”. La sociología militar, en forma de “equipos de terreno humano” y otras creaciones innovadoras, se desencadenó para poner orden en el caos.

Sin embargo, la caída del régimen instituido por Occidente en Afganistán reveló con tanta claridad que la clase directiva actual -consumida por la noción de tecnocracia como único medio de efectuar un gobierno funcional- dio a luz, en cambio, algo completamente podrido – “la derrota basada en los datos”, como la describió un veterano afgano de Estados Unidos-, tan podrido, que se derrumbó en cuestión de días.

Otra vez el profesor Harari: “El principal problema para la élite gobernante que gestiona el mundo, no será resolver la guerra, o el hambre, sino gestionar la emergente “nueva clase inútil global”:

“Creo que la mayor cuestión… será qué hacer con todos estos inútiles”. …. Mi mejor conjetura, de momento, es una combinación de drogas y juegos de ordenador como solución para [la mayoría]. Ya está ocurriendo… Creo que una vez que eres superfluo, no tienes poder” (es decir, no puedes responder).

El profesor Harari continúa:

Covid es fundamental porque es lo que convence a la gente para que acepte legitimar la vigilancia biométrica total. No sólo hay que vigilar a las personas, sino también lo que ocurre bajo su piel”.

Una vez que se entiende que los tecnócratas de Silicon Valley ven a los seres humanos para ser “hackeados” y reconfigurados, como un producto de software, muchas otras cosas quedan claras

El entusiasmo de los medios de comunicación social estadounidenses por normalizar el fenómeno en el que “las personas con cromosomas normales se identifican como lo contrario de su sexo fenotípico y genotípico se vuelve más claro”: Estos nuevos reformistas se apresuran a afirmar que las tontas nociones de género, moralidad, Dios, patriotismo, alma o libertad son conceptos abstractos creados por el hombre que no tienen existencia ontológica en el universo mecanicista, frío y en última instancia sin propósito en el que se supone que existimos.

Alterar permanentemente el desarrollo sexual de las personas es una “atrocidad ética”, pero coincide precisamente con esta noción (de nuevo el profesor Harari): “Los humanos sólo tienen dos capacidades básicas: la física y la cognitiva. Cuando las máquinas nos sustituyeron en habilidades físicas, pasamos a trabajos que requieren habilidades cognitivas. … Si la IA llega a ser mejor que nosotros en eso, no hay un tercer campo al que los humanos puedan pasar”. En resumen, a medida que avanzamos en esta visión de convertirnos en transhumanos, el género no es más que un componente que se vuelve irrelevante.

Espera un momento, debes estar pensando, ¡esto es “fuera de la pared”! Lo es, y estoy de acuerdo. Sin embargo, elementos de este pensamiento han proliferado desde Davos y el FEM y se promulgan sigilosamente a través del cine, la música y las plataformas de medios sociales como TikTok. Sí, hay una cadena que vincula a Silicon Valley, a la gran filantropía, a partes de las grandes empresas y a Bruselas, y en los grupos de reflexión que ven esto como una forma de restablecer la aparente contradicción entre una mayor robotización del trabajo y un exceso de mano de obra no cualificada.

Por eso la situación es tan grave y peligrosa. En su influyente libro de 1981, MacIntyre argumentó que el proyecto de la Ilustración separó al hombre occidental de sus raíces en la tradición, pero no logró producir una moral vinculante basada únicamente en la Razón. En consecuencia, vivimos en una cultura de caos y fragmentación moral, en la que muchas cuestiones son sencillamente imposibles de resolver. Esto indica que nos dirigimos a un Cuarto Giro.

Bueno… ¿no es ese el objetivo (el caos entre los no elegidos)? ¿Siempre que la ira no se vuelva contra las élites?

El argumento de MacIntyre es que sólo la tradición cultural, y sus relatos morales (que Jung denomina nuestras “narrativas arquetípicas”), proporcionan el contexto a términos como el bien, la justicia y el telos. “En ausencia de tradiciones, el debate moral está fuera de lugar y se convierte en un teatro de ilusiones en el que la simple indignación y la mera protesta ocupan el centro del escenario”.

La clarividencia de MacIntyre es notable: Los líderes actuales de la UE se han convertido en actores de un “teatro de ilusiones” en el que cualquier opinión contraria se recibe con ira y una refutación irreflexiva.

La ausencia de esas estructuras de conciencia anteriores no sólo ha destruido el tejido moral, sino que, como señala Gavin Jacobson, el célebre ensayo de Francis Fukuyama sobre el fin de la historia “suele leerse como la apología del capitalismo desenfrenado y de las intervenciones angloamericanas en Oriente Medio, pero sería un error considerarlo así.

Por el contrario, Fukuyama -ampliamente considerado como el apóstol que predica la llegada del Nuevo Orden Mundial liderado por Estados Unidos– no gritó “¡Hosannah!”. Por el contrario, Fukuyama dijo que provocaría una revuelta popular.

El eminente psiquiatra Iain McGilchrist ha escrito en su libro The Master and his Emissary (El Maestro y su Emisario) que este enfoque alterado de nuestra atención (Silicon-cybernetics) ha “creado” literalmente nuestro mundo cambiado; ha cambiado literalmente la apariencia física del mundo; ha dado forma a nuestro arte y arquitectura; y ha dado forma a cómo “vemos” el mundo. Hoy en día nos resulta difícil admitir que hemos “creado” nuestra propia realidad y que otros han pensado antes de forma muy diferente a nosotros.

¿Seguro que todos pensamos, y hemos pensado, de forma similar? Lo hacíamos, pero eso fue hace siglos. La nueva racionalidad mecánica ha “creado” literalmente la forma en que “vemos” el mundo y, al verlo así, ha “creado” el mundo tal y como es ahora. Es decir, nos ha dado el “mundo moderno”. Esto nos plantea una propuesta desconcertante: ¿No es la anodina inautenticidad, la soledad y el sinsentido del mundo moderno algo que, de alguna manera, hemos “elegido” inconscientemente, cuando hemos optado por el desapego, la duda radical y la distancia?

¿Podemos seguir siendo “europeos” de alguna manera que no sea siendo “pro-UE”? Aquí es pertinente la funesta advertencia de Fukuyama: Se centra en el punto en el que la sociedad, en su conjunto, “se cansaría del tedio de su propia existencia” y del artificio que se escenifica en beneficio de sus autores. Una producción -que se monta voluntariamente- para dormirlos. Sólo cuando despierten a la conciencia activa podrán entonces comprender que han estado viviendo una ilusión, todo el tiempo.

La antigua noción era que una cultura segura y “viva” es la raíz del poder soberano tanto personal como comunitario. Su condición necesaria y suficiente es tener, como base, un pueblo mentalmente “activo” y despierto; uno que esté vivo a la naturaleza quimérica del mundo; que pueda reactivar su vitalidad y su fuerza cultural, y así prevalecer sobre las fuerzas de la entropía, financieramente más ricas y atrincheradas.

Fuentes:

Por Alastair Crooke, en Strategic Culture Foundation: The ‘Wrong’ Turning Brings on the ‘Fourth Turning’. Temas en este artículo: Yuval Noah Harari, Gran Reset, Davos.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

La guerra de la nobleza anglo-veneciana y los Caballeros de Malta contra el estado-nación moderno

La carrera del “Príncipe Negro” romano, Junio Valerio Borghese, ilustra truculentamente cómo prácticamente todo el “terrorismo internacional” moderno y todos los asesinatos de jefes de Estado y de gobierno, como el del presidente John F. Kennedy, el del ex primer ministro italiano Aldo Moro o los numerosos atentados contra el presidente francés Charles de Gaulle, derivan de la Internacional nazi de posguerra, patrocinada por la Sinarquía dirigida por los angloamericanos y sus servicios de inteligencia. Rastrear todas las ramificaciones de esa carrera, es abrir una puerta hacia el más alto nivel de la oligarquía financiera de siglos, la Sinarquía: las familias aristocráticas de la “nobleza negra”, la Soberana Orden Militar de los Caballeros de Malta y los herederos de lo que el Papa Juan Pablo I llamó los “antiguos” de Venecia.

Cómo los británicos crearon a George Soros, el villano-testaferro designado para ejecutar las operaciones de la Nobleza Negra Anglo-Veneciana

Más de una cuarta parte de los actuales líderes mundiales han estudiado en el Reino Unido. 1,8 millones de estudiantes extranjeros reciben educación británica cada año. Tras su graduación, estos ex alumnos son observados de cerca por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico, y los más ambiciosos son seleccionados para formar parte de “una red de personas en posiciones de influencia en todo el mundo que puedan promover los objetivos de la política exterior británica.” El joven George Soros fue uno de ellos. En este artículo, Richard Poe narra cómo Soros fue moldeado como un arma del “poder blando” británico, y define lo que él denomina “la operación psicológica Soros” (Soros Psyop), creada por Lord William Rees-Mogg, un miembro de la Cámara de los Lores e íntimo amigo y confidente de la Familia Real, amigo íntimo y socio comercial de Lord Jacob Rothschild, y padre del político británico Jacob Rees-Mogg. Lord William, más que nadie, fue el responsable de armar a George Soros con el objetivo de usarlo como chivo expiatorio para desviar la atención de las operaciones realizadas por la nobleza negra anglo-veneciana y su ambición globalista.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5