Por kingsleydennis

En 1916 Rudolf Steiner dijo que al principio del siglo XXI, el mal aparecerá en una forma que en ese momento (1916) todavía no podía describirse… “Mi estimación es que el nadir de esta batalla caerá alrededor de los años 2020 a 2040. Entonces el abismo de los demonios se abrirá. El Nacional Socialismo y el Bolchevismo empalidecerán comparados con esto. Millones de personas perecerán” (La Batalla por el Alma; Págs. 98- 113). P.63: La encarnación de Ahriman.

—————

El ámbito de lo inmaterial o no visible no está latente, sino en constante actividad. Impregna y hace posible el mundo que conocemos y podemos ver. El reino intangible de las fuerzas vitales es lo que solemos llamar la dimensión “espiritual”, ya que alberga las inteligencias conscientes como origen de la vida material. Durante mucho tiempo, los asuntos de orden espiritual se encontraban, para muchas personas, en el ámbito de lo abstracto. Pero hoy en día esto está cambiando, e impregnando la cultura no sólo a través de “canales espirituales”, sino también de muchas otras maneras, incluso a través de las personas. El flujo y la fusión entre los mundos extrasensorial y sensorial (el reino de lo extraordinario) siempre ha estado en acción. Sólo que ahora parece decidido a aumentar.

El materialismo es bueno hasta cierto punto. Algunos lo equiparan con la “Caída”, la inmersión profunda en la realidad física. En cierta medida, esta inmersión en la fisicalidad era necesaria para desarrollar el individualismo y percibir la existencia en relación con la Fuente. Una vez hecha esta distinción, comienza el “retorno” a la Fuente/Conciencia original. Sin embargo, cuando una especie permanece demasiado tiempo bajo las garras de las fuerzas materialistas, puede producirse un endurecimiento (o adormecimiento), cristalizando ciertas facultades y órganos de percepción y provocando así un estancamiento en la evolución. El estancamiento como tal puede deberse a la excesiva influencia de las fuerzas entrópicas. El impulso del conocimiento espiritual (fuerzas de desarrollo) que desciende al mundo físico se ha visto contrarrestado por otras fuerzas que no quieren que la gente descubra su libertad interior. Pero esta época, esta etapa del desarrollo humano, ha sido prevista y en cierto modo planificada. Lo que debe ocurrir ha sido considerado inevitable por quienes saben lo que está en juego.

El objetivo de las fuerzas entrópicas opositoras es la materialización a ultranza del materialismo. Su intención es intensificar el entrelazamiento en el seno de la materia física y crear formas materiales sintéticas que nunca habrían surgido en el curso normal de la evolución humana. Se trata de ejercer ciertos poderes en el plano físico de manera a bloquear la renovación de la cultura humana más allá del materialismo y orientarla hacia una forma nueva, más etérica, de apariencia no material. Es lo que yo califico de “señuelo del materialismo”: los dominios virtuales digitales, aunque aparentemente se oponen al materialismo físico, en realidad obran para intensificar el entramado de la humanidad con las fuerzas materiales.

A causa de su sentimiento de no fisicalidad, estos espacios digitales son realmente una manifestación etérica del materialismo. O más bien, el reino del materialismo teórico. El cual designa una construcción de la realidad que no tiene por qué ser física al tacto, pero que se apoya igualmente en (o es una proyección de) fundamentos materiales. Dentro de los modos teóricos y tradicionales del materialismo, lo humano está encerrado en una fusión de procesos materiales. También es un mundo de hechos y signos externos en el que los individuos se pierden. Toda experiencia de vida se enmarca en este ámbito material y condiciona a los seres a adquirir una visión de la existencia basada en los hechos y a aceptar que no hay otra realidad fuera de este universo materialista y de esta experiencia fáctica. Cualquier noción de alma o espíritu (el impulso trascendental) se ve como un subproducto de la realidad material o se rechaza por completo como una idea falsa. Este es el poder de la inmersión en la realidad material.

El materialismo profundo acaba convirtiéndose en una cosmología de la entropía y de la decadencia que conduce a formas de pensar mecánicas y artificiales que hacen que las fuerzas motrices del desarrollo humano se estanquen. Si persisten, estas fuerzas materialistas preparan un futuro de progreso y evolución tecnológicos que obstaculizarán aún más las fuerzas vitales espiritualizadas. Por este camino, el hombre aspira a mayores beneficios materiales, pero descuida las fuerzas vitales humanas de la conexión espiritualizada. Nuestra época actual está preocupada por el desarrollo del mundo material; y para que el hombre no degenere totalmente en un simple auxiliar de las máquinas, tendrá que encontrar la manera de pasar de la impulsión mecánica a la vida del espíritu. Sin embargo, las fuerzas entrópicas que se oponen a las formas de espiritualización (libertad espiritual) están trabajando para reducir y finalmente deshacerse de la búsqueda espiritual y sustituirla por un “paraíso virtual” etéreo, fuera de este mundo, en el que todas las necesidades pueden ser satisfechas por la ilusión. Parte integrante de este “materialismo a ultranza” es la noción de inmortalidad vehiculada por los tropos transhumanistas, que se puede denominar la impostura de la inmortalidad porque no se trata del alma-espíritu, sino de la prolongación de la experiencia de la vida física mediante la fusión con formas de máquinas. Se trata de un modo de inmortalidad potencial en la esfera física pero no en la espiritual. En última instancia, es una trampa porque niega la liberación del espíritu interior del reino físico. Esto puede conducir a una falta de alma en el ser humano al disminuir el contacto con la Fuente. O quizás esta agenda materialista transhumanista atraiga a personas que ya están en una encarnación desvinculada del alma-espíritu.

Puede haber entre nosotros personas encarnadas en cuerpos físicos que, sin embargo, estén desprovistas -a falta de otro término- de alma. Rudolf Steiner lo mencionó hace cien años cuando habló de “la aparición en nuestro tiempo de un exceso de individuos sin Egos [yo] que no son realmente seres humanos”. Se trata de una verdad atroz […] Parecen humanos cuando no se les mira demasiado, pero no son humanos en el verdadero sentido de la palabra”.

Steiner nos advirtió que fuéramos conscientes de que las personas que encontramos en forma humana no son necesariamente lo que parecen. Según él, la apariencia externa es sólo eso: una apariencia. Y añadió: “Nos encontramos con personas en forma humana que son individuos sólo en su forma exterior […] en verdad, son humanos con cuerpos físicos, etéricos y astrales, pero con ellos se encarnan entidades que utilizan a estos individuos para trabajar a través de ellos”. En lenguaje llano, quiso decir que los cuerpos humanos pueden servir de vehículos a través de los cuales otros seres pueden operar.

Esto nos hace darnos cuenta  de que el mundo del “espíritu” puede no ser siempre lo que pensamos que es. En otras palabras, puede que no sólo se trate de la luz divina y ascensión, sino también del discernimiento. Porque hay una enorme influencia de actores y fuerzas en el mundo físico. Y estas algunas de estas influencias operan a través de la presencia de ciertos individuos aparentemente “normales”. Desde esta perspectiva, encontramos un tipo de espiritualidad diferente en la humanidad actual.

Desde esta perspectiva, nos encontramos con un tipo de espiritualidad completamente diferente operando en la humanidad actual.

Se puede deducir, sin dramatizar, que algunos grupos dirigentes y sus miembros individuales importantes están influenciados (y podría decirse que dominados) por especies no humanas que pretenden aplicar objetivos no humanos. En ese caso, esos grupos e individuos mostrarían una flagrante falta de “alma” -es decir, de empatía y compasión- y exhibirían tendencias casi sociopáticas a los ojos de los demás. Sin embargo, al mismo tiempo, estas personas pueden ser excepcionalmente carismáticas y capaces de ejercer una gran influencia sobre los demás, especialmente con su retórica, mientras que ellas mismas carecen de emociones.

Para ir más lejos, tales entidades podrían estar motivadas en sus acciones para intentar bloquear la conexión de otros seres humanos con su propio impulso interior/espiritual individual. Mediante una serie de medidas, podrían centrar sus esfuerzos en distraer a la gente de la noción de realidad metafísica y de su conexión inherente con la Fuente (o con una esfera vital de inteligencia consciente más allá de la realidad-material). En algunos casos extremos, estos actores pueden incluso dirigirse al cuerpo bio-psico-humano para intentar sabotear este vehículo y hacerlo menos viable para la encarnación del alma-espíritu.

¿Qué otra cosa podrían esperar conseguir? Una vez más, según Rudolf Steiner, “su objetivo es mantener toda la vida en una forma puramente económica, erradicar progresivamente todo lo que pertenece a la vida intelectual y espiritual, erradicar la vida espiritual precisamente donde es más activa […] y engullirlo todo mediante la vida económica”.

Al apartarse de los sistemas culturales, sociales y económicos, uno se desprende de la vida interior, que tiende a ser más activa después de que las personas hayan satisfecho sus necesidades primarias (véase la jerarquía de necesidades de Maslow). Asimismo, en presencia de incertidumbres, perturbaciones y fluctuaciones en estos sistemas, los individuos pueden estar sujetos a influencias psicológicas negativas. En otras palabras, las personas que caen bajo el dominio de esas fuerzas económicas -es decir, que están sujetas a la deuda- tienen más probabilidades de experimentar una pérdida de autonomía y voluntad personal. Si se echa un vistazo a las acciones de muchos líderes, políticos, multinacionales, instituciones financieras y similares, no se puede dejar de notar una clara falta de alma en su comportamiento o intención.

Por el contrario, muchos de estos individuos y grupos parecen decididos a impedir las libertades humanas, la soberanía y la emancipación interior. Si Steiner viviera hoy, sin duda diría que lo que estamos presenciando en el plano físico es un acto de terraformación deshumanizada del planeta y una manipulación controlada de la experiencia vital humana por parte de fuerzas malévolas cuyos objetivos e intenciones son contrarios a la humanidad. Tal vez por eso muchas personas sufren actualmente de depresión, frustración y apatía -una parálisis de la voluntad- de la que se sienten incapaces de escapar. Esto se manifiesta en una sensación de cansancio e insatisfacción que se proyecta en nuestra vida cotidiana.

Debido a esto, y a otros factores, se pide a los individuos conscientes de hoy que asuman su papel como representantes físicos de la vida sagrada. Es importante que las realidades metafísicas nunca sean disminuidas o negadas y que la vida del espíritu permanezca sólida y firme en su expresión en el plano físico. Si hay una guerra contra el alma humana, eso es lo que estamos presenciando estos días. Haríamos bien en recordar que cada persona tiene esa joya especial que no se le puede quitar. Y que ésta es la verdadera inmortalidad eterna. Es el momento de mostrar el alma y movilizar el espíritu humano.

Fuentes:

Por kingsleydennis: El materialismo y la pérdida del alma.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Pasteur el impostor

La ciencia no es lo que parece. La ciencia no son los científicos. La geometría no es Euclides, la física no es Newton, la química no es Lavoisier, etc. Ni siquiera son los científicos “de puertas afuera” porque una cosa es lo que hacen y otra lo que dicen. Parece fácil de entender, pero la mayor parte de las veces se olvida. Pasteur, el fundador de la medicina moderna, es un ejemplo. Decía una cosa y hacía otra. Una cosa es lo que publicaba y otra lo que guardaba en su cajón. Durante casi cien años, hasta 1995, conocimos sólo lo primero; desde entonces conocemos también lo segundo, sus apuntes privados.

La Fundación Rockefeller “anticipó” en un informe de 2010 la pandemia de covid. Qué casualidad…

La institución previó que China sería el primer país en poner a su población en cuarentena y que Occidente impondría la mascarilla obligatoria y la medición de temperatura en los aeropuertos.
En la Quinta Avenida de Nueva York, coincidiendo con la Calle 37, se alza un poderoso edificio que alberga la sede de la Fundación Rockefeller. Esta institución fue inaugurada con fines “filantrópicos” (mejor dicho de manipulación) hace más de 100 años, en 1913, por el dueño de la Standard Oil, John D. Rockefeller. Hoy en día, su actividad abarca desde la financiación de (falsas) energías sostenibles hasta el impulso de la vacunación contra el coronavirus en países de bajos ingresos. Esta organización también elabora diversos informes a lo largo del año y uno de ellos ha sido noticia recientemente al ser citado por un político holandés. Se trata de un documento publicado en 2010, bajo el título ‘Scenarios for the Future of Technology and International Development’, donde se anticipa con gran acierto la pandemia de covid-19.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5