Por Philippe Birsen

La pandemia del covid-19 se ha caracterizado por una fusión sin precedentes de los grandes y poderosos intereses empresariales con el poder estatal. Los políticos elegidos democráticamente en muchos países no han representado los intereses de sus propios ciudadanos ni han defendido sus propias constituciones y cartas de derechos. En concreto, han apoyado las medidas de confinamiento, los requisitos de vacunación, la supresión de diversas opciones de tratamiento precoz, la censura de las opiniones discrepantes, la propaganda, la injerencia en la esfera privada de las personas y la suspensión de diversas formas de libertad. Todas estas políticas y medidas fueron diseñadas de manera centralizada por los ingenieros sociales de la pandemia.

Los globalistas, obsesionados con el control de la sociedad, han decidido utilizar la pandemia para aumentar su poder autoritario. Entre ellos está Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (FEM). En junio de 2020, afirmó que “la pandemia representa una rara pero estrecha ventana de oportunidad para reflexionar, reimaginar y reiniciar nuestro mundo”Según él “todos los países, desde Estados Unidos hasta China, deben participar, y todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben transformarse”.

No es ningún secreto para nadie que el FEM se ha centrado en acelerar la implantación de la planificación centralizada para toda la población mundial desde los primeros días de la pandemia. Este plan para un nuevo orden mundial, conocido como el Gran Reinicio, fue un tema clave de la reciente reunión anual del FEM, celebrada del 22 al 26 de mayo en Davos (Suiza).

Los cambios drásticos del orden mundial, como el Gran Reinicio, no se producen de forma espontánea, sino que son diseñados por los responsables de la toma de decisiones a nivel mundial, entre los que se encuentran multimillonarios influyentes, políticos, celebridades, académicos sesgados, filántropos ricos y burócratas de organizaciones e instituciones internacionales. Este tipo de personas apoyan la ingeniería social porque les permitirá obtener el control de la riqueza y los recursos naturales del mundo, y mejorar su capacidad para moldear la sociedad como les parezca.

Al igual que sus predecesores a lo largo de la historia, los ingenieros sociales del FEM creen que “no debe haber ninguna actividad espontánea y no guiada, porque podría producir resultados que no se pueden prever y para los cuales el plan no prevé nada”. Podría producir algo nuevo, inimaginable en la filosofía del planificador”.(1)

Sobre la base de la agenda del FEM, el éxito de la actual transformación industrial requerirá el rediseño y el control de todos los pequeños aspectos de la vida y el comportamiento humano, incluyendo las esferas privadas de los individuos, la economía, la política y las organizaciones sociales, sin la posibilidad de una cooperación voluntaria y espontánea entre los individuos sobre la base de su voluntad, valores, pensamientos y creencias. Hace casi dos siglos se nos advirtió que cuando este tipo de poder tiránico triunfe, estará “ocupado con una multitud de pequeñas tareas, penetrando en la vida privada”, gobernando las familias y dictando las “acciones” y “gustos” de los individuos”.(2)

De hecho, entre los controles más ridículos propuestos por el FEM figuran la limitación del lavado de los vaqueros a no más de “una vez al mes” y de los ” pijamas una vez a la semana”. El FEM también aboga por transformar sistemas alimentarios enteros animando a la gente a consumir insectos, argumentando que “las proteínas de los insectos tienen propiedades de alta calidad y pueden utilizarse como fuente alternativa de proteínas a lo largo de la cadena alimentaria, desde los alimentos para la acuicultura hasta los ingredientes de los complementos nutricionales para los seres humanos y los animales de compañía.” La reforma del sistema alimentario también implicaría el consumo de “carne cultivada”, que se refiere a “un producto cárnico creado mediante el cultivo de células animales en un entorno controlado de laboratorio”.

El FEM también es partidario de eliminar la propiedad del coche porque pagar un trayecto o una entrega es tan fácil como pulsar una aplicación del smartphone, y alquilar un vehículo significa que los préstamos para coches y los pagos del seguro disminuyen o desaparecen. En última instancia, el Gran Reinicio pretende crear un mundo en el que “no poseerás nada, y serás feliz” en 2030, ya que la gente no poseerá ninguna propiedad privada y alquilará todo lo que “necesita en la vida”.

Sin embargo, esta premisa ignora el hecho de que la propiedad privada está asociada al progreso de las civilizaciones, a los estadios más elevados de desarrollo material y moral y al desarrollo de la vida familiar moderna. El escenario del FEM también disminuiría la sensación de seguridad que aumenta la propiedad privada.

Una vez completado el Gran Reinicio, los individuos verán básicamente sus pensamientos y decisiones llevados a cabo para ellos por hombres que se parecen a ellos, que se dirigen a ellos, o que hablan en su nombre”.(3) Tal deseo de imponer al pueblo un credo considerado saludable para él no es una cosa nueva o particular en nuestro tiempo.(4) Sin embargo, como han demostrado diversos regímenes totalitarios a lo largo de la historia, la opresiva planificación central de los ingenieros sociales lleva a las masas a perder su sentido de autonomía, libertad, dignidad, creatividad y fuerza. El estímulo para mejorar la propia condición y contribuir al progreso de la sociedad también se pierde.(5)

Si la ingeniería social del FEM tiene éxito, en 2030 uno ya no podrá confiar en sí mismo, en sus familiares, en sus parientes, en sus amigos o en su comunidad. Esto se debe a que los partidarios de cualquier régimen absolutista quieren que las tradiciones y las costumbres sean corrompidas, “los recuerdos borrados, los hábitos destruidos, … la libertad expulsada de las leyes”.(6)

En otras palabras, quieren diseñar un orden societal en el que la simpatía y la ayuda mutua queden obsoletas y todos los ciudadanos del mundo sean igualmente impotentes, pobres y aislados, de modo que la gente sea incapaz de enfrentarse a la fuerza organizada de la gobernanza global y se convierta en dependiente de los gobiernos y sus aliados para su supervivencia. Al final, no habrá nada que proteja a los ciudadanos, y los ciudadanos ya no se protegerán a sí mismos.

Los ingenieros sociales del FEM abogan esencialmente por la libertad natural, que permitiría a los fuertes ejercer su poder mientras someten a los débiles. Al hacerlo, están pidiendo esencialmente que el mundo retroceda en el desarrollo de la historia humana hacia la restauración del feudalismo y la esclavitud. Es importante recordar que la libertad económica, la libertad positiva, la libertad política, la libertad de pensamiento, la libertad de expresión y la libertad de prensa no son atributos del hombre primitivo o de la servidumbre, sino que son productos de las etapas más avanzadas de la sociedad.

Para ser más específicos, estos tipos de libertad son el resultado de los esfuerzos de innumerables pensadores, movimientos sociales, revoluciones y guerras a lo largo de la historia de la humanidad. Sin embargo, los ingenieros sociales no se interesan por la historia y las luchas de nuestra civilización, porque se creen expertos en todas las áreas, que es la línea de pensamiento que está en el corazón de todos los regímenes dictatoriales.(7) No creen que la ingeniería social sea ajena a la verdadera naturaleza del ser humano, aunque esté fundada en la “exactitud mecánica” y no “surja de la libre elección humana”. (8)

Además, los partidarios de la ingeniería social ignoran el hecho de que el progreso de la humanidad, en las facultades de la mente y el corazón, en el bienestar y la tecnología, en el derecho y la moral, implica necesariamente la participación de las clases inferiores.(9)

Quien crea que los ingenieros sociales del FEM tienen nobles intenciones al diseñar y aplicar el Gran Reinicio debería hacer caso a la advertencia del presidente Franklin D. Roosevelt (1935), que dijo (irónicamente):

“La doctrina de la regulación y la legislación por parte de “mentes maestras” en cuyo juicio y voluntad todo el pueblo puede acceder alegremente y en silencio, se ha manifestado de forma demasiado conspicua en Washington durante los últimos diez años. Si fuera posible encontrar “grandes mentes” tan desinteresadas, tan dispuestas a decidir sin vacilar en contra de sus propios intereses personales o prejuicios privados, hombres casi divinos en su capacidad de sostener la balanza de la justicia con mano ecuánime, un gobierno así podría ser de interés para el país; pero no los hay en nuestro horizonte político, y no podemos esperar una inversión completa de todas las lecciones de la historia.”

Fuente:

Por Philippe Birsen: El Gran Reinicio: Un retroceso para la civilización

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

JP Morgan, los Rockefeller y los Rothschild

Los Cuatro Jinetes de la Banca (Bank of America, JP Morgan Chase, Citigroup y Wells Fargo) son dueños de los Cuatro Jinetes del Petróleo (Exxon Mobil, Royal Dutch/Shell, BP y Chevron Texaco); junto con Deutsche Bank, BNP, Barclays y otros gigantes europeos del dinero antiguo.
Son los Goldman Sachs, Rockefellers, Lehmans y Kuhn Loebs de Nueva York; los Rothschild de París y Londres; los Warburg de Hamburgo; los Lazards de París; y el israelí Moses Seifs de Roma.
El control que estas familias de banqueros ejercen sobre la economía global no se puede obviar y está envuelto en secreto intencionalmente. Su brazo de medios corporativos se apresura a desacreditar cualquier información que exponga a este cartel de la banca central privada.

Correos electrónicos revelan el golpe secreto de los servicios de inteligencia británicos para instalar a Boris Johnson en el poder

Una fracción de correos electrónicos filtrados y revisados por The Grayzone revela un complot posiblemente criminal para sabotear el acuerdo de Brexit de la ex primer ministra Theresa May, infiltrarse en el gobierno, espiar a los grupos de campaña y reemplazar a May por Boris Johnson. En la operación participaron agentes del MI6 como Richard Dearlove, mientras que multimillonarios en la sombra financiaron el esfuerzo en total secreto. Incluso este pequeño fragmento documental proporciona una visión aterradoramente sincera de cómo funciona realmente el poder en Gran Bretaña, y en interés de quién se ejerce en última instancia. Las acciones expuestas son tan flagrantemente antidemocráticas que podrían dar lugar a investigaciones penales de al menos algunos de los actores implicados.

Un siglo de experimentos militares secretos con humanos

Decenas de miles de personas participaron sin saberlo en pruebas de armas químicas, bacteriológicas y drogas en EE UU y Reino Unido.
Desde la creación del complejo ultrasecreto de Porton Down, en la I Guerra Mundial, más de 20.000 personas participaron en miles de ensayos con gas mostaza, fosgeno, sarín y otros agentes nerviosos, ántrax, Yersinia pestis (la bacteria de la peste), mescalina, ácido lisérgico y otras drogas.
Porton Down fue el corazón del programa de armas químicas y bacteriológicas del Reino Unido. En sus 2.500 hectáreas de terreno se levantaron laboratorios para una pléyade de fisiólogos, patólogos, meteorólogos… venidos de las mejores universidades británicas como Oxford, Cambridge o el University College de Londres.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5