En el hemisferio occidental, los jesuitas son llamados a veces la ‘Sociedad de Judas’, debido a su complicidad principal en la promoción del terrorismo latinoamericano y su alianza con la Iglesia de Inglaterra y los patriarcas ortodoxos orientales en el esfuerzo por destruir la Confesión Católica Romana en todo el mundo […] El motivo inmediato del intento de los jesuitas de destruir la Iglesia católica es la hostilidad inmutable del Vaticano hacia las políticas de genocidio propugnadas por los 35 agentes internacionales del Club de Roma y el Informe Global 2000 del presidente Jimmy Carter.” Lyndon LaRouche.

Esta es una selección de fragmentos de artículos que tratan sobre el Club de Roma y su agenda de despoblación global, que han sido publicados por la revista Executive Intelligence Review a lo largo de los últimos cuarenta años.

Mark Burdman: ¿Qué es el Club de Roma? [1]

El Club de Roma es un grupo de reflexión gestionado conjuntamente por la “nobleza negra” europea y la aristocracia británica. Se creó a principios de la década de 1960, convocando a 100 financieros y otros bajo la presidencia del banquero italiano Aurelio Peccei. Su objetivo es promover las ideas del bromista del siglo XVIII Parson Thomas Malthus, de la Compañía Británica de las Indias Orientales, quien propuso que la raza humana produce inevitablemente más personas que los alimentos que produce la Tierra, que la industria que no produce alimentos es improductiva y que el genocidio y otras medidas que faciliten la reducción de la población deberían ser la política central de los gobiernos. La organización del Club de Roma desempeña en la actualidad un papel central en una red de organizaciones maltusianas controladas por las mismas familias medievalistas, y comprometidas en una campaña mundial de construcción de cultos como la que ahora se perfila para los EE.UU.

Nancy Spannaus: La historia del Club de Roma [2]

El Club de Roma de Alexander King no es una potencia por derecho propio. Muchos en Estados Unidos y en el sector en desarrollo apenas reconocerían su nombre. Sin embargo, las conexiones institucionales de este grupo de élite, que comenzó con apenas cuatro individuos en 1968, lo convierten en uno de los organismos centrales de coordinación de la política de despoblación mundial que va desde las esterilizaciones masivas, al terrorismo de derechas e izquierdas, hasta el fomento de guerras civiles tipo Salvador. Son las políticas formuladas en el Club de Roma, en nombre de las familias de la “nobleza negra” de Venecia y Gran Bretaña, las que luego se transmiten a través de las principales instituciones como la OTAN, la OCDE y los gobiernos de naciones como Canadá.

Sus instituciones progenitoras son las criaturas directas de la oligarquía internacional que desea preservar el mundo como su propio “coto de caza” privado. Los elementos notables e identificables de esta oligarquía que él [Alexander King] menciona son:

1) La Fundación Agnelli-una criatura de la nobleza veneciana;
2) la Fundación Nobel-una criatura de la nobleza sueca;
3) Royal Dutch Shell-una criatura de la nobleza holandesa;
4) Nestle’s Corporation-una criatura de la nobleza suiza y de la antigua nobleza austro-húngara; y
5) la propia OCDE, el organismo que establece la política de la OTAN que funciona efectivamente como un brazo de la rama de inteligencia de la casa real británica.

En la parte inferior del Club de Roma se encuentran las instituciones de influencia y aplicación, que van desde los centros académicos hasta el nido de la policía secreta de Mussolini y los controladores terroristas expuestos en Italia dentro de la Logia Masónica Propaganda Due.

[El propio Alexander King] ha proporcionado todas las pruebas que vinculan al Club con los fascistas de la P-2 y sus colaboradores en Argentina, Libia y la KGB. El vínculo es la Adela, o Asociación para el Desarrollo de América Latina, que forma parte de la red financiera llamada Inter-Alpha que apoya las actividades terroristas de izquierda y derecha de la P-2. Argentina, donde King y Rockefeller recogieron al cofundador del Club, Aurelio Peccei, es el conocido hogar de los fascistas que encuentran a Italia demasiado caliente para la continuación de sus actividades de policía secreta y dinero sucio.

El origen anglo-veneciano del Club de Roma y su agenda de despoblación y crecimiento cero

Como advierte John Hoefle, de Executive Intelligence Review [4], entre los miembros de la Logia Alpina de Suiza se encontraban agentes de la nobleza negra anglo-veneciana y las élites transatlánticas,

“como el ex “Camisa Negra” de Mussolini, Licio Gelli; el agente británico confeso y Secretario de Estado de los Estados Unidos Henry Kissinger; y el propio fundador del Club de Roma, Aurelio Peccei. Aunque estaba en la nómina del Banco Ambrosiano, Peccei es con razón más infame como genocida que como banquero. Su Club de Roma proporcionó la base “intelectual” para el programa de genocidio del Imperio en todo el mundo, mediante la realización de propaganda masiva de la fraudulenta doctrina de los ‘límites al crecimiento’.”

Peccei fue el principal iniciador del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), con sede en Laxenburg (Austria), cuya misión era propagar el programa del Club de Roma con un barniz “científico”, proporcionado por el grupo de análisis de sistemas de Cambridge de Bertrand Russell.”

En la actualidad, la Reina Beatriz de Holanda es uno de los miembros honorarios del Club de Roma, aunque en la lista de miembros figuran sólo operadores y cortesanos de la aristocracia anglo-veneciana y de las élites transatlánticas.

Kathleen Klenetsk: El Club de Roma declara la guerra a la humanidad [3]

En 1972, las Naciones Unidas convocaron una conferencia internacional sobre el medio ambiente en Estocolmo (Suecia). La reunión logró alcanzar los objetivos de sus organizadores: dar amplia credibilidad a la fraudulenta idea de que la intervención del hombre sobre la naturaleza, en forma de desarrollo científico y económico, conduce necesariamente a un intolerable abuso medioambiental. Eso dio lugar a dos décadas de ataques ecologistas. La conferencia, presidida por un canadiense llamado Maurice Strong, se basó en los argumentos que se habían expuesto en un libro publicado ese mismo año titulado Los límites al crecimiento. Este fue el primer informe, controvertido y ampliamente publicitado, elaborado por la entonces recién creada organización neomaltusiana de élite llamada Club de Roma, de la que Strong era miembro fundador.

Desde su fundación en 1968, el Club de Roma ha desempeñado un papel fundamental en el intento de imponer un orden neomaltusiano mundial. Este estudio representa su último intento de utilizar la “ciencia” charlatana para justificar políticas que significarán miseria y muerte masivas. En esta ocasión, el Club de Roma ha utilizado los dos últimos fraudes científicos inventados por los chiflados que odian a las personas en el grupo de presión ecologista de crecimiento cero: el “calentamiento global” y el “efecto invernadero”, para justificar sus recetas genocidas.

Mark Burdman: Los cultos a la muerte del Club de Roma [5]

En 1980, el Club de Roma ya hablaba de una “Gran Transición”, o lo que el Foro Económico Mundial hoy llama “Gran Reseteo”.

Los métodos del Club de Roma, esbozados con horrible detalle a lo largo de las actas, son los mismos que han empleado las oligarquías gobernantes desde la época de los faraones. Pretenden difundir cultos, en sus variedades religiosa, satánica, ecologista y de adoración a la muerte, dotando a la población de “los medios para hacer frente” a las miserias y al caos social que seguirán a una inminente catástrofe económica americana.

Las estrategias de focalización esbozadas por la conferencia para completar “La Gran Transición” pueden desglosarse como sigue:

El culto a la muerte. La celebración de la muerte de Elizabeth Kubler-Ross debe adaptarse a cuestiones sociales más amplias, con el objetivo de obligar a los estadounidenses, ahora enfurecidos por el colapso económico, a volcar esos sentimientos hacia una aceptación estoica del “destino” y una creciente fascinación y obsesión por la muerte y los temas relacionados con ella. Para ello, se van a celebrar conferencias nacionales sobre la muerte y el morir, y se va a poner en marcha un “proceso de educación sobre la muerte” en escuelas, iglesias y otras instituciones de todo el país.

El culto a la “liberación” de la mujer. En la perspectiva oficial de la conferencia, uno de los temas identificados fue el de las “nuevas oportunidades de participación y liderazgo de las mujeres… basándose en la teoría de que, desde un punto de vista psicológico y emocional, las percepciones y capacidades de las mujeres son especialmente adecuadas para hacer frente a una época de transición en la que habrá pocas soluciones ordenadas, simples o inmediatas”. Varios paneles de la conferencia se centraron en cómo puede explotarse el sentimiento de inferioridad intelectual de las mujeres —la ciencia, la tecnología y el desarrollo se asocian a los “hombres”. Un organizador de la conferencia dijo: “los grupos de mujeres, en particular cuando se fusionen con grupos de acción de consumo, serán una institución principal a través de la cual trataremos de concretar las ideas del Club de Roma en esta sociedad”. El matiz del culto a las lesbianas estuvo siempre presente, ya que al menos una oradora subrayó que las mujeres tienen una “conciencia biológicamente condicionada”. Las mujeres pueden servir de “dadoras de símbolos” a la sociedad del crecimiento cero.

Cultismo fundamentalista. “Las instituciones eclesiásticas serán vitales para comunicar las ideas del Club de Roma”, dicen los portavoces de la conferencia. Lo que hay que socavar es el mandato del Libro del Génesis a la humanidad: “el dominio sobre la naturaleza”. La ética judeocristiana “de que el hombre tenga dominio sobre la naturaleza es errónea”, dijo un participante. Otro orador, Roy Anderson, de All-State Insurance, que financia la organización estadounidense del Club de Roma, atacó duramente a los médicos por estar “excesivamente preocupados por curar a la gente”, y luego elogió calurosamente “la religión de los indios americanos” como alternativa a la “noción de dominio de la herencia judeocristiana”. El objetivo del Club de Roma es enfrentar a los cultos religiosos fundamentalistas con la reverencia de los estadounidenses por el poder de la ciencia.

Culto ecologista. El sacerdote episcopaliano David Dodson Gray, cuya esposa Elizabeth Dodson Gray también intervino en la conferencia (véase el recuadro: “El Club de Roma. ‘Liberación femenina’”) dijo a los participantes en la conferencia: “Peccei es un hombre con una gran visión. Cree que ha llegado el momento de introducir el Club de Roma en las instituciones y los poros de la sociedad estadounidense. Cree que el movimiento antinuclear ayudará a aplicar las ideas del Club de Roma a escala masiva. Ve en este movimiento una forma de aliar a los ecologistas con los trabajadores, aprovechando el creciente temor de los trabajadores a las enfermedades y la muerte causadas por la industria”.

Propone que se cree un culto a la muerte verde, fusionando a Kubler-Ross con el ecologismo.

Lyndon LaRouche: No hay límites para el crecimiento

En su obra “No hay límites para el crecimiento” [6], el economista y estadista Lyndon LaRouche demuestra que las tesis del Club de Roma sobre “Los límites del crecimiento” que supuestamente hemos alcanzado en este planeta, en realidad son pura charlatanería desde el punto de vista científico.

Lyndon LaRouche y su esposa han dedicado su vida a presentar programas concretos de investigación y desarrollo que demuestren cómo se pueden superar los límites al crecimiento actualmente existentes para combatir el disque “cambio climático provocado por el hombre”, que en realidad es un cambio natural causado por procesos cósmicos —cambios solares, orbitales y galácticos— y no por el CO2, como nos quieren hacer creer las élites maltusianas de Davos, Londres, el Vaticano y WallStreet con tal de desindustrializar y despoblar el planeta y llevarnos hacia una nueva Edad Media dirigida por los banqueros y la cibercracia.

mayo 30, 2022

Los Cuatro Jinetes de la Banca (Bank of America, JP Morgan Chase, Citigroup y Wells Fargo) son dueños de los Cuatro Jinetes del Petróleo (Exxon Mobil, Royal Dutch/Shell, BP y Chevron Texaco) junto con Deutsche BankBNPBarclays …

Notas:

[1] Mark Burdman; en Executive Intelligence Review: Club of Rome death cults; Volume 7, Number 14, April 8, 1980.

[2] Nancy Spannaus; en Executive Intelligence Review: The inside story of the Club of Rome; Volume 8, Number 25, June 23, 1981.

[3] Kathleen Klenetsk; en Executive Intelligence Review: New Club of Rome report declares war on humanity; Volume 18, Number 37, September 27, 1991.

[4] John Hoefle, en Executive Intelligence Review: Nation-Killers for Imperial Genocide; September 17, 2010.

[5] Mark Burdman, íbidem.

[6] Helga Zepp Larouche: Prólogo a “No hay límites para el crecimiento”.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Unas sociedades como hipnotizadas por la propaganda y el miedo

En este tiempo en el que las religiones institucionalizadas están en franca crisis y la política cada vez más desprestigiada, las élites, que algo tienen que ver en ese desprestigio de ambas, han encontrado la mejor de las vías, junto a la de la Ecología (su ecología de jets y yates privados de consumos enérgicos exorbitantes), para el consentimiento y la sumisión sociales: la Salud. El análisis de lo que ella puede movilizar emocionalmente sería todo un estudio. En manos de las élites, la Sanidad va tomando cada vez más la forma de una religión dogmática, institucionalizada y opresora, cimentada sobre el miedo y la fe.
La fe en el médico desde hace siglos es comprensible. El problema es que ahora la última infalible palabra ex cátedra (desde el trono de Pedro en el Vaticano) la tiene un estamento médico global absolutamente corrompido por las grandes farmacéuticas.

La religión climática

Contando con que la gran mayoría de los españoles (y otras nacionalidades) son tan maleables como el latón, era de esperar que nos la colaran con el cuento del clima.
Uno de los fenómenos más notables de la «pandemia» ha sido el apoyo ciego de la mayoría de la población a las medidas abusivas que impusieron los distintos gobiernos en cada uno de los diecisiete reinos de taifas que forman España. Los confinamientos, los cierres perimetrales, las prohibiciones absurdas y los recortes de libertades tuvieron un respaldo masivo. Gran parte de los ciudadanos acataron de forma acrítica todo tipo de estrategias sin importar que cada una fuera más tiránica que la anterior. Consiguieron que la gente dejara de salir de casa, se lavara las manos de forma compulsiva, se pusiera la mascarilla permanentemente y hasta se apartase de su propia familia. Fomentaron tal obsesión, que millones de ciudadanos asumieron normas inverosímiles a cualquier precio, incluso se olvidaron de sus derechos más fundamentales.
Asentaron un precedente tan envenenado, que todos los mecanismos perversos que se aplicaron durante la epidemia continúan dando su fruto en las políticas que el gobierno está adoptando para combatir la imaginaria crisis del clima.
Ya estamos viendo que este asunto no se está abordando de manera racional. No permiten el debate ni la confrontación de ideas. Es fácil silenciar al que discrepa de la versión oficial y no sigue los dogmas de la Agenda 2030.

Eva Karene Bartlett: “Esto es lo que encontré en la supuesta “fosa común” de Mariúpol”

Según han informado recientemente los medios de comunicación occidentales, las fuerzas rusas han enterrado hasta 9.000 civiles de Mariúpol en «fosas comunes» en una localidad situada al oeste de la ciudad ucraniana. Estos reportajes utilizan imágenes de satélite como supuesta prueba y repiten las afirmaciones de funcionarios leales a Kiev de que «los cuerpos pueden haber sido enterrados en capas» y «los rusos cavaron trincheras y las llenaron de cadáveres todos los días durante todo el mes de abril».
Y finalmente añade: “Fui al lugar en cuestión y no encontré ninguna fosa común”.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5