Por Matthew Ehret

Por si empezabas a sentir que tu mundo se estaba convirtiendo en el guión de una película distópica cliché, no te sientas mal. Parece que al menos algunos de los villanos están de acuerdo contigo.

No contentos con las historias, los guiones y las narrativas insatisfactorias que dan forma a nuestro desordenado zeitgeist (espítiu de la época) Klaus Schwab y otros espeluznantes maestros de las mazmorras que intentan gestionar el mundo postcovita han reclamado una “Nueva Narrativa” que dé forma a nuestro siglo XXI y más allá. Schwab describió la Iniciativa de la Gran Narrativa del Foro Económico Mundial, anunciada el 11 de noviembre (actualmente acaba de empezar la de 2022 en Davos), como un “esfuerzo de colaboración de los principales pensadores del mundo para modelar perspectivas a largo plazo y co-crear una narrativa que pueda ayudar a guiar la creación de una visión más resistente, inclusiva y sostenible para nuestro futuro colectivo”.

No cabe duda de que este nuevo proyecto es escalofriante, pero ¿puede funcionar? ¿Tiene alguna base en la realidad o el alto sacerdocio oligárquico está dirigiendo este espectáculo de mierda intoxicado por sus propias narrativas autoinducidas y es completamente incapaz de ver las semillas de la autodestrucción que ha creado para sí mismo?

Examinemos esta cuestión con un poco de detalle

Si miramos hacia atrás, la historia registrada muestra mitos e historias que dan forma a la experiencia subjetiva de cada cultura tratando de dar sentido al mundo objetivo y a los muchos desafíos tenues que se lanzan en nuestro camino.

Narraciones de estructuras profundas

Una era glacial llega a su fin y el nivel del mar sube cientos de metros ahogando a millones de personas y arrasando las ciudades costeras. Como consecuencia, aparecen mitos de inundaciones en varias culturas del mundo.

Los incendios del cielo reflejan terribles asteroides que golpean la tierra causando estragos en los ecosistemas y tal vez incluso induciendo el vulcanismo y vastas anomalías meteorológicas. Como consecuencia, se crean más mitos protagonizados por héroes, villanos, ángeles y dioses que castigan a los pecadores y premian a los virtuosos.

A lo largo de la historia, los chamanes, los sacerdotes y los poetas han creado innumerables historias que han tratado de infundir un significado a los acontecimientos traumáticos inducidos por la naturaleza o por las estrategias geopolíticas. Algunas historias clásicas pueden incluso haber expuesto los males geopolíticos bajo el terreno más seguro de la ficción cuando las verdades literales eran imposibles. Un ejemplo de este último caso puede encontrarse en los dioses olímpicos de los relatos de Homero, que con toda probabilidad eran representantes de familias oligárquicas reales que manipulaban guerras interminables y explotaban la locura y la corrupción de las piezas de ajedrez que elegían en el Gran Juego de la antigua Grecia.

Estas historias forman parte de la condición humana y, en su mayor parte, son perfectamente naturales.

Sin embargo, en nuestra era secular supuestamente ilustrada, estas formas de mitos se descartan como prácticas insensatas de épocas más simples y no científicas.

La ciencia nos ha enseñado a creer en la lógica. No en la fe en Dios o en la salud de nuestras almas inmateriales.

Los mitos medievales de monstruos marinos y tierras planas más allá de las cuales los viajeros desprevenidos se encontrarían con un destino terrible fueron sustituidos por un nuevo conjunto de narraciones durante el periodo de la Ilustración. Durante este periodo, la lógica pura y el empirismo se colocaron en los nuevos altares donde antes estaba la religión y se nos dijo que adoráramos a nuevas divinidades con nombres como Kant, Locke, Hegel, Bacon y Newton. Cuando Nietzsche proclamó que Dios había muerto, ésta fue la corriente de pensadores que supuestamente lo mató.

El poeta indio Rabindranath Tagore se refirió a quienes padecen esta enfermedad de la lógica metastásica diciendo “Una mente toda lógica es como un cuchillo todo hoja. Hace sangrar la mano que lo usa”.

Cuando los cimientos de la lógica de la Ilustración empezaron a quebrarse bajo la presión de la realidad hace más de un siglo, las nuevas narrativas que tomaron la forma de la mecánica cuántica del Modelo Estándar empezaron a enseñar al hombre moderno que lo que parece estar vivo está, en verdad, sólo hecho de átomos no vivos e interacciones químicas… y que lo que parece ser una forma ordenada que opera con un propósito no es más que el movimiento estocástico de los átomos desprovisto de propósito, belleza o incluso verdad objetiva. Nos dijeron que todo esto se mantenía unido sólo por una mezcla de suerte (probabilidad estadística) y cuatro fuerzas fundamentales creadas hace 13.700 millones de años. Todo el comportamiento de la vida humana o de la naturaleza se explicaba así por los modelos darwinianos de supervivencia del más fuerte y de mutaciones aleatorias. El surgimiento de monstruosidades modernas como la eugenesia y el neomaltusianismo fueron los hijos enfermos de estos supuestos macabros.

Cuanto más indagamos detrás del impresionante barniz de estas narrativas populares, más descubrimos que los mitos hilados por los sumos sacerdotes modernos en nombre de los intereses políticos no sólo han continuado hasta nuestra época, sino que han adoptado continuamente nuevos disfraces para adaptarse a nuestro mundo cambiante. Aquellas mentes brillantes cuyos descubrimientos realmente dieron un vuelco a las viejas narrativas saltando más allá de los dominios del pensamiento inductivo/deductivo son cuidadosamente oscurecidos bajo fórmulas matemáticas desprovistas del espíritu y la personalidad de estos individuos excepcionales (1).

Las consecuencias políticas de las macronarraciones falsas

Algunas expresiones políticas de las narrativas seculares actuales se vieron cuando los neoconservadores salieron ante las cámaras transmitiendo el mensaje de que los dos aviones secuestrados que destruyeron tres torres el 11-S fueron orquestados por musulmanes furiosos en cuevas que odiaban nuestra libertad.

Nos dijeron que el covid-19 surgió de un mamífero mal cocinado que besó a un murciélago y que requería una abolición total de nuestras libertades constitucionales.

Nos dijeron que las protestas del 6 de enero de 2021 en Washington D.C. eran una insurrección peor que cualquier cosa que los EE.UU. hubieran visto desde la Guerra Civil, cuando 500.000 estadounidenses se masacraron entre sí durante cuatro años.

Se nos dice continuamente que Rusia tiene la ambición de socavar las elecciones democráticas en todo el mundo libre, mientras que China tiene como objetivo subvertir los valores occidentales e imponer un gobierno comunista global a través de su imperial Nueva Ruta de la Seda.

Obviamente, podría continuar durante bastante tiempo, pero no hace falta decir que la creación de mitos políticos es una parte fea de la vida. Pero mientras que cada mentira ciertamente hace un grave daño, nuestra susceptibilidad a caer en estas falsedades no está de ninguna manera desconectada de nuestra aceptación de esas metanarrativas superiores incrustadas en esos mitos científicos que dan forma a CÓMO se mueven nuestras mentes. Todo sumo sacerdote sabe que controlar CÓMO piensa la gente es siempre infinitamente más poderoso que controlar QUÉ piensan sobre cualquier cosa en particular. Así es como la podredumbre neoconservadora creció en los EE.UU. a lo largo de unas cuantas generaciones, llevándonos a la multifacética crisis sistémica actual.

Uno de los padres del mutante que se convirtió en el neoconservadurismo fue un maestro de la construcción de narrativas llamado Leo Strauss.

La monstruosidad neocon de Leo Strauss

Trabajando estrechamente con los agentes de la Sociedad Fabiana y de la Escuela de Frankfurt a lo largo de su carrera como profesor en Columbia, New School y la Universidad de Chicago, Strauss predicó una interpretación perversa de la República de Platón a decenas de miles de estudiantes devotos repartidos a lo largo de varias décadas.

Entre las lecciones más elevadas contenidas en las enseñanzas de Strauss (al menos para unos pocos elegidos entre sus alumnos) estaba la idea de la Noble Mentira desarrollada por Platón en el Libro 3 de la República. Strauss enseñó a sus alumnos que esta Noble Mentira era la mayor arma y la herramienta legítima de cualquiera que se encontrara en una posición de poder para gobernar a los débiles en cualquier momento de la historia.

Al más puro estilo nietzscheano, la estrecha definición de “poder” como la subordinación de los débiles a los fuertes era la única definición permitida por Strauss, quien enseñaba a sus alumnos que, mientras Platón predicaba el amor a la sabiduría a las masas, secretamente mantenía una enseñanza diferente para aquella élite de su Academia que controlaría el poder político. A esta élite le dio el nombre de “caballeros” y “guardianes”.

Strauss enseñó que los Guardianes de Platón controlarían las sombras proyectadas en la pared de la cueva que la plebe, encadenada a sus sentidos, creería que eran la única realidad posible. El mandato de estos perversos neoplatónicos era vivir el ideal no de Sócrates, sino de Trasímaco, cuya doctrina inmoral aniquiló Sócrates en el primer libro de la República. A aquellos jóvenes neoconservadores que aprendían de su maestro se les enseñaba que el verdadero “secreto de Sócrates”, como el de Trasímaco, o el de Calicles (alumno de Gorgias), era que el propósito más elevado de la vida es alcanzar el poder, satisfacer nuestras lujurias y controlar las sombras de la caverna.

Como muchos de los propios estudiantes de Strauss (como Shadia Drury) llegaron a darse cuenta con el paso de los años, el viejo maestro era culpable de proyectar su propia perversa inclinación por el fascismo en Platón, ya que él mismo mantenía enseñanzas secretas para sus estudiantes de élite elegidos, como deben hacer todos los buenos cazadores de cabezas oligárquicos.

Limpiando a Platón de Strauss

Aunque adoro a Platón, nunca negaré que fue un creador de mitos.

Las historias expuestas en sus diálogos del Timeo, el Critias, el Teteto, el Sofista, el Estadista, el Meno, las Leyes, el Fedón, la Apología, el Gorgias, la República, etc., han moldeado las mentes de algunas de las más grandes figuras históricas a lo largo de 2.400 años de historia mundial. Figuras del Renacimiento como San Agustín, Ibn Sina, Erasmo, Shakespeare, Benjamín Franklin, Lincoln, Moses Mendelsohn, Pushkin, Martin Luther King Jr. y otras innumerables almas brillantes agudizaron su ingenio con las historias y lecciones contenidas en los escritos de Platón.

Pero, ¿fue Platón realmente el tirano doblemente hablador retratado por Strauss y sus seguidores, que predicaba la moralidad para los débiles y el vicio para los que controlaban las sombras?

Ser un verdadero guardián en el mundo de Platón significaba algo más que salir de la caverna para ver con la luz del sol (simbólica para la razón creativa) y luego señorear a las masas.

Mientras que los nietzscheanos como Strauss dejan de leer en este momento y optan por dominar a los esclavos utilizando un poder superior de pensamiento reservado sólo a unos pocos elegidos de la élite de cuello dorado… Platón dejó muy claro en su República y otros escritos, que el VERDADERO filósofo (e implícitamente verdadero guardián) estaba obligado a volver a la cueva arriesgando su vida para ayudar a liberar a sus compañeros cautivos.

¿Narraciones para la libertad o la esclavitud?

“Todo artista, todo científico, todo escritor debe decidir ahora cuál es su posición. El artista debe tomar partido. Debe elegir entre luchar por la libertad o por la esclavitud. Yo he tomado mi decisión”.

Paul Robeson, 1937

Ahora cabe preguntarse: ¿cómo sabemos qué narrativas están diseñadas para esclavizarnos, cuáles nos dan poder y cuáles son benignas (como la creencia de un niño en el ratoncito Pérez o en el gordito de los juguetes que intercambia regalos por buen comportamiento)?

Dado que el universo interno de cada persona se relaciona con la realidad externa a través del filtro de la lógica, los sentidos, la imaginación y el libre albedrío, ¿es posible que algunas narraciones puedan elevarnos e inspirarnos a ser más de lo que somos frente a probabilidades imposibles? ¿Pueden ciertas historias agudizar nuestra sabiduría y liberarnos de los grilletes de la percepción sensorial mientras se nos enseña a ver cada vez más a través del ojo de la razón y de una imaginación desarrollada?

Cuando George Washington dirigió una pequeña fuerza de campesinos contra la mayor fuerza mercenaria del mundo en 1776, ¿fue la pura lógica la que les guió en esta lucha estadísticamente imposible, o fueron las historias de la pasión de Cristo las que animaron este impulso aparentemente irracional por la libertad? Cuando Siria se vio acosada por yihadistas patrocinados por el extranjero y se tambaleó al borde del abismo, ¿las historias del profeta Mahoma animaron sus corazones para hacer lo imposible cuando un camino más fácil, aunque más servil, les esperaba para rendirse?

Ciertamente, la historia ha demostrado una y otra vez que un determinado tipo de historia poética puede permitirnos saltar más allá de nuestras limitaciones y obtener una visión de las verdades más profundas de la condición humana y de la propia realidad universal. Incluso las historias “ficticias” de Shakespeare ofrecen al alma sensible grandes lecciones universales sobre la humanidad y la política real que han servido a los grandes estadistas durante siglos.

Una última mirada a los constructores de la narrativa oligárquica actual

Aunque podemos afirmar con certeza que las narrativas pueden ser buenas y otras malas, ¿es posible que los oligarcas que gestionan el proyecto de la Gran Narrativa actual no deseen ningún mal a la humanidad?

Tal vez Lynn Forrester de Rothschild sea completamente sincera cuando lanzó el Consejo para el Capitalismo Inclusivo junto al Príncipe Carlos, Mark Carney y un puñado de multimillonarios de Davos que representan decenas de billones de dólares de capital en 2014. Ayudar a transformar el capitalismo en un sistema verde, ecológico y más inclusivo que trate a todos por igual es algo bueno, ¿no?

Cuando este Consejo se fusionó con el Vaticano en diciembre de 2020, Lynn de Rothschild describió el evento como “una nueva asociación histórica entre algunos de los mayores líderes empresariales y de inversión del mundo y el Vaticano… uniendo los imperativos morales y de mercado para reformar el capitalismo y convertirlo en una poderosa fuerza para el bien de la humanidad.”

Este consejo está incluso dirigido por “un grupo central de líderes mundiales” que incluso se autodenominan “Guardianes”, siguiendo el título utilizado por Platón hace 2400 años.

Estos guardianes incluyen a los directores generales de poderosas organizaciones como State Street, Bank of America, Johnson and Johnson, la Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, Merck, British Petroleum y las casas bancarias Rothschild. No es exactamente la camarilla de pesos pesados de la política más avanzada que se pueda imaginar, pero aun así puede que el mal del que han formado parte durante décadas se haya arreglado en aras de un bien superior que sólo la élite puede conocer…

Por desgracia para los Guardianes de Davos, la realidad de la Nueva Gran Narrativa es un mundo desprovisto de esos mismos principios que la humanidad requiere para sobrevivir y prosperar dentro de nuestro universo creativo y razonable. Ejercer el poder de controlar una tierra en la sombra de esclavos atontados dentro de una cueva puede parecer impresionante para algunos, pero cuando se yuxtapone con el activo y creativo paradigma multipolar que ahora se alza para convertirse en una fuerza global de progreso científico y tecnológico, controlar a los habitantes de las cuevas se convierte en poco más que una ambición sombría y lamentable.

Y como cualquier parásito que no puede hacer otra cosa que matar al mismo huésped del que necesita mamar para su propia supervivencia, es probable que esos guardianes de Davos corran la misma suerte que corrió el impotente y nihilista oligarca Roderick Usher de Edgar Poe cuando su castillo se derrumbó en un abismo.

Nota:

(1) Algunos nombres ejemplares de estos individuos excepcionales son Leonardo Da Vinci, Luca Pacioli, Pierre Fermat, Christian Huygens, Johannes Kepler, Gottfried Leibniz, Max Planck y Dimitry Mendeleyev (por nombrar sólo algunos).

Fuente:

Por Matthew Ehret: Klaus’ Great Narrative: Locking the Plebs Into Plato’s Cave for the 21st Century.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libreta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Contar la historia de Palestina: una batalla contra los medios de intoxicación

La cobertura mediática de la invasión rusa de Ucrania ha demostrado lo diferente que se trata la ocupación militar cuando el ocupante es Rusia y no Israel. Estas diferencias están relacionadas con la política editorial, el encuadre, la selección de los hechos y la elección del lenguaje.
En junio de 2021, 500 periodistas estadounidenses pidieron a sus colegas reporteros y editores que cambiaran su cobertura de Palestina. Comenzaron su carta con esta declaración: “Durante décadas, nuestra industria periodística ha abandonado estos valores [periodismo profesional] en su cobertura de Israel y Palestina. Hemos fallado a nuestra audiencia con una narrativa que oscurece los aspectos más fundamentales de la historia: la ocupación militar de Israel y su sistema de apartheid”.

El secreto del Doctor Grinberg

En 1994 y en pleno clímax de su carrera, Jacobo Grinberg, también llamado el “Einstein de la conciencia”, desapareció misteriosamente. Las extrañas circunstancias de su desaparición han dado pie a múltiples hipótesis y teorías que han contribuido a ocultar la verdad del caso. En El secreto del Doctor Grinberg, el cineasta Ida Cuéllar documenta la investigación de este misterio “sin punto y final”. La película se estrenó el 21 de agosto en el Festival de Málaga, y próximamente se presentará en México.
Grinberg llevó el estudio de la psico-fisiología más allá de los límites de la ciencia tradicional con el fin de acercarse al potencial infinito del cerebro humano. Serio y meticuloso, profesor en la UNAM y director de un moderno laboratorio, el Dr. Grinberg investigó y experimentó hasta demostrar los primeros indicios de la telepatía.

Los caballeros de Malta y el factor veneciano añoran el mundo feudal que existía antes del surgimento de los estado-nación soberanos

Lo sola mención de la Orden Militar de Malta (SMOM), inspira temor y horror en las mentes de altos funcionarios del gobierno, banqueros centrales, altos dirigentes militares y empresariales, y altos ejecutivos diplomáticos y de inteligencia. Al investigar a la Logia P2, a la “nobleza negra”, el terrorismo internacional o la Internacional Nazi, uno siempre se encuentra con la SMOM. Algunos de sus miembros añoran el mundo ultramontano que existía antes del surgimiento de los Estados-nación soberanos durante el Renacimiento, lo que supuso una pérdida de poder y privilegio de sus familias. Aparentemente….

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5