Por Canadianpatriot / Trikooba Blog

Con un monopolio virtual en los medios de comunicación principales, así como en las redes sociales, el grupo de presión del calentamiento global ha sido capaz de llevar a gran parte del mundo a asumir que lo mejor para la humanidad es eliminar los hidrocarburos, incluyendo el petróleo, el gas natural, el carbón e incluso la electricidad nuclear “libre de carbono” para el año 2050, que esperamos que pueda evitar un aumento de 1,5 a 2 grados centígrados en la temperatura media mundial. Sólo hay un problema con esto. Es una tapadera para una diabólica agenda ulterior.

El globalista Foro Económico Mundial de Davos proclama la necesidad de alcanzar un objetivo mundial de “carbono neto cero” para 2050. Para la mayoría, esto suena muy lejos en el futuro y, por lo tanto, se ignora en gran medida. Sin embargo, las transformaciones que se están llevando a cabo en Alemania, Estados Unidos e innumerables economías están preparando el terreno para la creación de lo que en los años 70 se llamó el Nuevo Orden Económico Internacional.

En realidad, se trata de un proyecto para un corporativismo totalitario tecnocrático global, que promete un enorme desempleo, desindustrialización y colapso económico por diseño. Considere algunos antecedentes.

El Foro Económico Mundial (FEM) de Klaus Schwab está promoviendo actualmente su tema favorito, el Gran Reajuste de la economía mundial. La clave de todo esto es entender lo que los globalistas quieren decir con “Carbono Neto Cero” para el año 2050.

La UE lidera la carrera, con un audaz plan para convertirse en el primer continente “neutro en carbono” del mundo para 2050 y reducir sus emisiones de CO2 en al menos un 55% para 2030.

En un post de agosto de 2020 en su blog, el autoproclamado zar mundial de las vacunas, Bill Gates, escribió sobre la crisis climática que se avecina:

“Por muy horrible que sea esta pandemia, el cambio climático podría ser peor… El descenso relativamente pequeño de las emisiones de este año deja clara una cosa: no podemos llegar a cero emisiones simplemente -o incluso mayormente- volando y conduciendo menos”.

Con un monopolio virtual en los medios de comunicación principales, así como en las redes sociales, el grupo de presión del calentamiento global ha sido capaz de llevar a gran parte del mundo a asumir que lo mejor para la humanidad es eliminar los hidrocarburos, incluyendo el petróleo, el gas natural, el carbón e incluso la electricidad nuclear “libre de carbono” para el año 2050, con lo que esperamos evitar un aumento de 1,5 a 2 grados centígrados en la temperatura media mundial. Sólo hay un problema con esto. Es una tapadera para una diabólica agenda ulterior.

Los orígenes del “calentamiento global

Muchos han olvidado la tesis científica original planteada para justificar un cambio radical de nuestras fuentes de energía. No era el “cambio climático”. El clima de la Tierra cambia constantemente, en correlación con los cambios en la emisión de las erupciones solares o los ciclos de manchas solares que afectan al clima de la Tierra.

Alrededor del cambio de milenio, cuando el anterior ciclo de calentamiento dirigido por el sol dejó de ser evidente, Al Gore y otros cambiaron la narrativa en un juego de manos lingüístico a “Cambio Climático”, de Calentamiento Global. Ahora la narrativa del miedo se ha vuelto tan absurda que cada evento meteorológico extraño es tratado como “crisis climática”. Cada huracán o tormenta de invierno se considera una prueba de que los dioses del clima nos están castigando a los pecadores humanos que emiten CO2.

Pero esperen. Toda la razón para la transición a fuentes de energía alternativas como la solar o la eólica, y el abandono de las fuentes de energía de carbono, es su afirmación de que el CO2 es un gas de efecto invernadero que de alguna manera sube a la atmósfera donde forma una manta que supuestamente calienta la Tierra por debajo – Calentamiento Global. Las emisiones de gases de efecto invernadero, según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, proceden principalmente del CO2. De ahí que se hable de “huella de carbono”.

Lo que casi nunca se dice es que el CO2 no puede subir a la atmósfera desde los tubos de escape de los coches o las plantas de carbón u otros orígenes artificiales. El dióxido de carbono no es carbón ni hollín. Es un gas invisible e inodoro, esencial para la fotosíntesis de las plantas y para todas las formas de vida en la Tierra, incluidos nosotros. El CO2 tiene un peso molecular de algo más de 44, mientras que el aire (principalmente oxígeno y nitrógeno) tiene un peso molecular de sólo 29.

El peso específico del CO2 es unas 1,5 veces mayor que el del aire. Esto sugiere que los gases de escape de CO2 de los vehículos o de las centrales eléctricas no se elevan a la atmósfera a unas 12 millas o más por encima de la Tierra para formar el temido efecto invernadero.

Maurice Strong

Para apreciar la acción criminal que se desarrolla hoy en torno a Gates, Schwab y los defensores de una supuesta economía mundial “sostenible”, debemos remontarnos a 1968, cuando David Rockefeller y sus amigos crearon un movimiento en torno a la idea de que el consumo humano y el crecimiento de la población eran el principal problema mundial. Rockefeller, cuya riqueza se basaba en el petróleo, creó el neomalthusiano Club de Roma en la villa de Rockefeller en Bellagio, Italia. Su primer proyecto fue la financiación de un estudio basura en el MIT llamado “Los límites del crecimiento” en 1972.

Un organizador clave de la agenda de “crecimiento cero” de Rockefeller a principios de la década de 1970 fue su viejo amigo, un petrolero canadiense llamado Maurice Strong, también miembro del Club de Roma. En 1971, Strong fue nombrado subsecretario de las Naciones Unidas y secretario general de la conferencia del Día de la Tierra de junio de 1972 en Estocolmo. También fue administrador de la Fundación Rockefeller.

Maurice Strong fue uno de los primeros propagadores de la teoría, científicamente infundada, de que las emisiones provocadas por el hombre en los vehículos de transporte, las plantas de carbón y la agricultura causaban un dramático y acelerado aumento de la temperatura global que amenazaba a la civilización, el llamado Calentamiento Global. Inventó el elástico término “desarrollo sostenible”.

Como presidente de la Conferencia de Estocolmo de la ONU del Día de la Tierra de 1972, Strong promovió la reducción de la población y la disminución del nivel de vida en todo el mundo para “salvar el medio ambiente”. Unos años más tarde, el mismo Strong declaró:

“¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad conseguirlo?”

Esta es la agenda que hoy se conoce como el Gran Reajuste o la Agenda 2030 de la ONU. Strong pasó a crear el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, un organismo político que promueve la afirmación no probada de que las emisiones de CO2 producidas por el hombre estaban a punto de llevar a nuestro mundo a una catástrofe ecológica irreversible.

El cofundador del Club de Roma, el Dr. Alexander King, admitió el fraude esencial de su programa medioambiental algunos años después en su libro La primera revolución global. Decía:

“Buscando un nuevo enemigo que nos uniera, se nos ocurrió que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y cosas por el estilo encajarían… Todos estos peligros son causados por la intervención humana y sólo mediante un cambio de actitudes y comportamientos se pueden superar. El verdadero enemigo, pues, es la propia humanidad.”

King admitió que la “amenaza del calentamiento global” no era más que una estratagema para justificar un ataque a la “propia humanidad”. Esto se está presentando ahora como el Gran Reajuste y la treta del Carbono Neto Cero.

Desastre energético alternativo

En 2011, siguiendo el consejo de Joachim Schnellnhuber, del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK), Angela Merkel y el gobierno alemán impusieron una prohibición total de la electricidad nuclear para 2022, como parte de una estrategia gubernamental de 2001 llamada Energiewende o Giro Energético, para depender de la energía solar y eólica y otras “renovables.” El objetivo era convertir a Alemania en la primera nación industrial en ser “neutral en carbono”.

La estrategia ha sido una catástrofe económica. De tener una de las redes de generación eléctrica más estables, de bajo coste y fiables del mundo industrial, hoy Alemania se ha convertido en el generador eléctrico más caro del mundo. Según la asociación alemana de la industria energética BDEW, a más tardar en 2023, cuando cierre la última central nuclear, Alemania se enfrentará a un déficit de electricidad.

Al mismo tiempo, el carbón, la mayor fuente de energía eléctrica, está siendo eliminado progresivamente para alcanzar el Carbono Neto Cero. Las industrias tradicionales que hacen un uso intensivo de la energía, como la siderurgia, la producción de vidrio, los productos químicos básicos, la fabricación de papel y de cemento, se enfrentan a un aumento de los costes y a cierres o deslocalizaciones y a la pérdida de millones de empleos cualificados. La energía eólica y solar, poco eficiente, cuesta hoy entre 7 y 9 veces más que el gas.

Alemania tiene poco sol en comparación con los países tropicales, por lo que el viento se considera la principal fuente de energía verde. Se necesita un enorme aporte de hormigón y aluminio para producir parques solares o eólicos. Para producirlo se necesita energía barata, ya sea gas, carbón o energía nuclear. A medida que ésta se va eliminando, el coste se vuelve prohibitivo, incluso sin añadir “impuestos sobre el carbono”.

Alemania ya tiene unos 30.000 aerogeneradores, más que cualquier otro país de la UE. Los gigantescos aerogeneradores plantean graves problemas de ruido o infrasonido para la salud de los residentes cercanos a las enormes estructuras y daños por el clima y las aves. Se calcula que para 2025 habrá que sustituir el 25% de los molinos alemanes existentes y la eliminación de residuos es un problema colosal. Las empresas están siendo demandadas a medida que los ciudadanos se dan cuenta del desastre que suponen. Para alcanzar los objetivos en 2030, el Deutsche Bank admitió recientemente que el Estado tendrá que crear una “dictadura ecológica”.

Al mismo tiempo, el impulso alemán para acabar con el transporte de gasolina o diésel en 2035 en favor de los vehículos eléctricos va camino de destruir la industria más grande y rentable de Alemania, el sector del automóvil, y acabar con millones de puestos de trabajo. Los vehículos impulsados por baterías de iones de litio tienen una “huella de carbono” total, cuando se incluyen los efectos de la extracción de litio y la producción de todas las piezas, que es peor que la de los automóviles diésel.

Y la cantidad de electricidad añadida necesaria para una Alemania con cero emisiones de carbono en 2050 sería mucho mayor que la actual, ya que millones de cargadores de baterías necesitarán electricidad de red con una potencia fiable. Ahora, Alemania y la UE comienzan a imponer nuevos “impuestos sobre el carbono”, supuestamente para financiar la transición hacia el carbono cero. Los impuestos sólo encarecerán aún más la electricidad y la energía, asegurando el colapso más rápido de la industria alemana.

Despoblación

Según los que promueven la agenda de Carbono Cero, es justo lo que desean: la desindustrialización de las economías más avanzadas, una estrategia calculada a lo largo de décadas, como dijo Maurice Strong, para provocar el colapso de las civilizaciones industrializadas.

Hacer retroceder la actual economía industrial mundial hacia una distopía de leña y molinos de viento en la que los apagones se conviertan en la norma, como ahora en California, es una parte esencial de la transformación del Gran Reajuste bajo la Agenda 2030: Pacto Mundial para la Sostenibilidad de la ONU.

El asesor climático de Merkel, Joachim Schnellnhuber, presentó en 2015 la agenda verde radical del Papa Francisco, la carta encíclica Laudato Si , como designado por Francisco para la Academia Pontificia de Ciencias. Y asesoró a la UE en su agenda verde. En una entrevista de 2015, Schnellnhuber declaró que la “ciencia” ha determinado ahora que la capacidad máxima de carga de una población humana “sostenible” era de unos seis mil millones de personas menos:

“De una manera muy cínica, es un triunfo para la ciencia porque por fin hemos estabilizado algo, es decir, las estimaciones de la capacidad de carga del planeta, a saber, por debajo de los mil millones de personas.”

Para ello, el mundo industrializado debe ser desmantelado. Christiana Figueres, colaboradora de la Agenda del Foro Económico Mundial y antigua secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, reveló el verdadero objetivo de la agenda climática de la ONU en una conferencia de prensa en Bruselas en febrero de 2015 en la que afirmó: “Es la primera vez en la historia de la humanidad que nos proponemos cambiar intencionadamente el modelo de desarrollo económico que ha reinado desde la Revolución Industrial.”

Las declaraciones de Figueres de 2015 encuentran eco hoy en el presidente francés Macron en la “Agenda de Davos” del Foro Económico Mundial de enero de 2021, donde afirmó que “en las circunstancias actuales, el modelo capitalista y la economía abierta ya no son viables.” Macron, antiguo banquero de Rothschild, afirmó que la “única manera de salir de esta epidemia es crear una economía más centrada en eliminar la brecha entre ricos y pobres.” Merkel, Macron, Gates, Schwab y sus amigos lo harán llevando el nivel de vida de Alemania y la OCDE a niveles de Etiopía o Sudán. Esta es su distopía del carbono cero. Limitar severamente los viajes aéreos, los viajes en coche, el movimiento de personas, cerrar la industria “contaminante”, todo para reducir el CO2. Es asombroso cómo la pandemia de coronavirus prepara el escenario para el Gran Reajuste y la Agenda 2030 de Carbono Neto de la ONU.

Fuentes:

Por Canadianpatriot / Trikooba Blog: La ‘gran conspiración del Carbono Cero’ y el ‘Gran Reajuste’ del Foro Económico Mundial. Temas relacionados con este artículo: El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’ La “Agenda Verde” y el plan de colapso de la economía mundial industrial, El CO₂ No es un contaminante: Profesor Emérito de Princeton expone el fraude detrás del Gran Reseteo y el nuevo Trato Verde, Los dictados climáticos son autodestructivos, pero también forman parte de una agenda más amplia

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Del covid a la ‘emergencia climática’: difundir el terror para justificar más restricciones

Las emergencias van cambiando de registro. El covid desapareció cuando Putin invadió Ucrania y la guerra ya no existe porque ahora la emergencia climática desborda las escaletas de los informativos en televisión. Los mapas del tiempo se tiñen de rojo representando a España como “El Infierno”de Hernando de la Cruz . Un par de grados más y cualquier día sale ardiendo el plató.
Como sucede con la sección de deportes, el espacio dedicado a la información meteorológica ya no es tal para convertirse en ariete ideológico al servicio de la causa climática. Al calor en verano se le llama “ola de calor” y las mismas temperaturas que antes se representaban en colores claros ahora abarcan toda la gama de rojos, amarillos y magenta, haya 26 grados o 40.

Rockefeller y los Rothschild refrendan alianza con el Vaticano Jesuita para impulsar el Gran Reseteo

Los miembros de las élites occidentales parasitarias, de pronto se han decidido vestir de hadas madrinas. Así es. Los representantes de los tres proyectos globales de la élite occidental –Nueva Babilonia (Nueva York), Nueva Jerusalén (Londres) y el Vaticano jesuita– refrendaron de manera pública su alianza para impulsar la agenda maltusiana del fascismo verde (a.k.a. Gran Reseteo) disfrazándola de iniciativa para “redefinir el capitalismo” y “aprovechar el sector privado para crear un sistema económico más inclusivo, sostenible y confiable” a través del “Consejo para un Capitalismo Inclusivo”.

La evolución existe pero no es Darwiniana: Selección natural, la falsa ley biológica que justifica el -Statu Quo- de la Oligarquía

“Queda claro mediante estas citas que un texto de estas características no puede ser asimilado únicamente desde una perspectiva biológica sino que proviene de un contexto cultural y político muy humano y de enfoque unilateral, cuya asimilación como verdad unívoca implica un mensaje claramente en favor de las élites de poder dominantes”.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5