Por Eva Karene Bartlett en Internacionalist 360°

Según han informado recientemente los medios de comunicación occidentales, las fuerzas rusas han enterrado hasta 9.000 civiles de Mariúpol en «fosas comunes» en una localidad situada al oeste de la ciudad ucraniana. Estos reportajes utilizan imágenes de satélite como supuesta prueba y repiten las afirmaciones de funcionarios leales a Kiev de que «los cuerpos pueden haber sido enterrados en capas» y «los rusos cavaron trincheras y las llenaron de cadáveres todos los días durante todo el mes de abril».

Fui al lugar en cuestión y no encontré ninguna fosa común“.

Las afirmaciones occidentales sobre fosas comunes rusas cerca de Mariúpol son otro engaño de las noticias falsas: lo sé, fui a ver”: https://t.co/g3w8S9K2s1

Eva Karene Bartlett (@EvaKBartlett) 24 de abril de 2022

El 23 de abril, me uní al periodista de RT, Roman Kosarev, en una visita al lugar, en la ciudad de Mangush. “Lo que vi fueron tumbas nuevas y ordenadas, incluyendo algunas todavía vacías, una extensión de un cementerio que ya existe en el lugar. No hay fosas comunes. Muchas de las tumbas tienen carteles con los nombres y las fechas de nacimiento de los fallecidos, cuando están disponibles, y el resto de las tumbas estaban numeradas según la sepultura”.

Dado que los medios de comunicación copian esencialmente de la misma fuente -el antiguo alcalde de Mariúpol, Vadym Boichenko (que parece estar ahora lejos de la ciudad)-, citaré el artículo del Washington Post.

Boichenko, señala el artículo, “calificó el lugar como la ‘nueva Babyn Yar“, refiriéndose a una de las mayores fosas comunes de Europa situada en las afueras de Kiev, donde 33.000 judíos fueron asesinados por los nazis en 1941 durante la Segunda Guerra Mundial.

Esto es irónico a varios niveles. Un alcalde que está encubriendo a los neonazis que han campado a sus anchas por la ciudad -sobre todo los del Batallón Azov, que han utilizado a civiles como escudos humanos, han ocupado y militarizado infraestructuras civiles y han ejecutado a civiles a bocajarro- compara una supuesta fosa común (inexistente) con una masacre nazi de la Segunda Guerra Mundial.

Mientras tanto, el régimen de Kiev ha reescrito la historia, convirtiendo a los nazis de la Segunda Guerra Mundial y a sus colaboradores en héroes de la nación. El ejemplo más notorio es la figura de la Segunda Guerra Mundial Stepan Bandera.

La otra afirmación alarmante de Boichenko fue que la supuesta «fosa común» era «el mayor crimen de guerra del siglo XXI». Sólo llevamos 22 años, pero ya hemos visto la invasión y destrucción de Irak por parte de Estados Unidos, la destrucción de Raqqa en Siria y la actual guerra de Arabia Saudí en Yemen, todos ellos competidores mucho más consistentes que las «fosas comunes» de Mangush, que no han sido encontradas.

En realidad, el sitio tiene alrededor de 400 tumbas individuales, incluyendo casi 100 vacías. Los 9.000 cadáveres y el «mayor crimen de guerra del siglo XXI» fueron afirmaciones no verificadas de un alcalde que huyó de su ciudad, promovidas por medios de comunicación que a continuación admitieron que podían verificar las afirmaciones de forma independiente, pero para entonces, el daño ya estaba hecho.

Los sepultureros desmienten las afirmaciones sobre las fosas comunes

Mientras recorríamos el lugar, llegaron dos hombres responsables de los enterramientos, y cuando se les presentaron las acusaciones del ex alcalde sobre las fosas comunes, rechazaron con vehemencia las afirmaciones.

Ver: Sobre las afirmaciones de la OSCE sobre los crímenes de guerra rusos

«Esto no es una fosa común y nadie está tirando los cuerpos a una fosa», me dijo uno de ellos.

Según ellos, entierran a cada persona en un ataúd y en una fosa separada, los datos se registran en el depósito de cadáveres, y cuando se presentan documentos sobre el nombre y la edad, la tumba se marca con un cartel que contiene esos datos. En caso contrario, se utiliza un número.

Curiosamente, también observaron que en una sección de las nuevas tumbas había soldados ucranianos enterrados. «Ellos también son humanos», dijo uno de los hombres.

Para los que tengan dudas sobre la ubicación, vean el escrito de Roman: sus imágenes con drones muestran que es precisamente el mismo lugar que aparece en las imágenes de satélite utilizadas por los medios de comunicación occidentales.

Por otra parte, como Roman señaló mientras caminaba, las fosas comunes es algo de lo que Ucrania ha sido acusada anteriormente. Citó que el líder de la República Popular de Donetsk, Denis Pushilin, ha declarado que desde 2014 se han descubierto al menos 300 de estos lugares.

También habló de lo que presenció: «En 2014 o 2015 se descubrieron fosas comunes mientras los combatientes de Azov o Aidar se retiraban de la región de Donetsk. Incluso vi a una mujer que estaba desenterrada, tenía los brazos atados a la espalda, estaba en las últimas etapas del embarazo y tenía un agujero en la cabeza, lo que significa que fue ejecutada».

El periodista estadounidense George Eliason, que lleva muchos años viviendo en Lugansk, ha escrito sobre estas supuestas atrocidades. En un documental sobre el tema, dijo: «Estoy aquí durante cinco minutos y me dicen que las primeras cinco personas que encontraron fueron cinco cabezas decapitadas. Todos eran civiles. ¿Quién hace esto a la gente?».

Esta historia de una fosa común en Mangush es otra falsificación de los medios corporativos occidentales, que anteriormente difundieron incubadoras de bebés arrojadas al suelo por soldados iraquíes, difundieron mentiras sobre las armas de destrucción masiva en Irak y publicaron informes de un ataque químico en Douma que nunca ocurrió, por nombrar sólo algunas de sus letanías de bulos.

Este extraordinario informe de Eva Bartlett desde Siria penetra en la «cúpula de hierro» de la propaganda occidental, también conocida como noticias. Se trata de un ataque químico que nunca ocurrió en un país atacado, subvertido y bloqueado, en su nombre. https://t.co/AX1Zwbg0g0

John Pilger (@johnpilger) 27 de mayo de 2021

Por otro lado, cuando estuve en Mariúpol los días 21 y 22 de abril, sí que hubo destrucción a causa de las fuerzas neonazis y regulares ucranianas que ocuparon los pisos superiores de los edificios residenciales y los utilizaron como posiciones militares, atrayendo así el fuego de retorno sobre los edificios, pero también vi gente en las calles y el comienzo del proceso de limpieza antes de que pueda producirse la reconstrucción.

Calles de Mariúpol, incluyendo zonas a 1 km de la planta de Azovstal donde las fuerzas ucranianas están acantonadas. Sí, hay destrucción, eso es lo que ocurre cuando las fuerzas ucranianas y los nazis se instalan en zonas residenciales y ocupan edificios de apartamentos. No es Raqqahttps://t.co/4ha3BTMBOJ

Eva Karene Bartlett (@EvaKBartlett) 25 de abril de 2022

Repetiré lo que he dicho sobre la información de los medios de comunicación occidentales sobre Siria (que según mi experiencia, desde el terreno en ese país, es mayoritariamente deshonesta): los que promueven estos bulos y la propaganda de guerra tienen las manos manchadas de sangre.

Después de las innumerables mentiras que emanan de los medios corporativos occidentales, esperaría que la gente ejerciera el pensamiento crítico cada vez que se impulsa una nueva afirmación, en particular cuando es repetida a coro por los sospechosos habituales.

Eva Bartlett es una periodista independiente canadiense. Ha pasado años sobre el terreno cubriendo zonas de conflicto en Oriente Medio, especialmente en Siria y Palestina (donde vivió durante casi cuatro años).

Foto: Una mirada de primera mano al lugar donde Kiev afirma que las fosas guardan miles de cuerpos.

Fuente:

Por Eva Karene Bartlett en Internacionalist 360°Internationalist 360º: Eva Karene Bartlett: “Esto es lo que encontré en la supuesta «fosa común» cerca de Mariúpol”

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Globalistas se reúnen para planificar “monedas digitales” de Bancos Centrales

Los banqueros centrales y los burócratas están aprovechando la reciente agitación en los mercados de criptomonedas para impulsar agresivamente las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC).
Expusieron su caso ante otras élites mundiales reunidas en Davos el pasado lunes para la reunión anual del Foro Económico Mundial.
Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, dijo: “A Bitcoin se le puede llamar moneda, pero no es dinero. No es una reserva estable de valor”.
Un gobernador del Banco Central de Francia estuvo de acuerdo y agregó: “Las criptomonedas no son un medio de pago confiable. Alguien debe ser responsable por el valor, y debe ser aceptado universalmente como medio de intercambio”.

El “Gran Reinicio” y el futuro del dinero

¿Cuál es la idea detrás del llamado “Gran Reinicio? Quieren una cuadrícula de control totalitario con monedas digitales del banco central (CBDC), licencias de movimiento, procedimientos médicos obligatorios y un sistema de crédito social, entre otras cosas desagradables. En resumen, quieren un control total sobre ti en todos los dominios: un nuevo feudalismo.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5