Por Bengt Karlsson / abounderrattelser.fi

En medio de la euforia actual sobre los coches eléctricos y la energía eólica, se han olvidado de informar de los importantes costes ocultos perjudiciales para el medio ambiente con los que están asociados.

Una batería para un coche eléctrico pesa unos 500 kg, el volumen es del tamaño de una maleta grande. Contiene 12 kg de litio, 30 kg de níquel, 20 kg de manganeso, 15 kg de cobalto, 100 kg de cobre, 200 kg de aluminio (cuya producción consume mucha energía), acero y plástico. En el interior hay 6831 celdas de iones de litio.

Debería ser motivo de preocupación que todos estos componentes tóxicos provengan de la minería. Por ejemplo, para fabricar una batería de automóvil, se deben procesar (después de la extracción) 10 toneladas de salmuera (esta extracción de la salmuera implica la consiguiente evaporación solar de las salinas, y eso puede llevar muchos años. También es destructivo para el medio ambiente y requiere toneladas de agua que no están disponibles cerca de las salinas) para producir litio, 15 toneladas de mineral para cobalto, 2 toneladas de mineral para níquel y 12 toneladas de mineral para cobre. Se extraen un total de 200 toneladas de la corteza terrestre para una sola batería.

*Por ejemplo, el desierto de Atacama en Chile se está agotando gracias a la extracción de salmuera de litio. Ahora es estéril y los lugareños se ven privados de los recursos hídricos y los pastizales vitales para su supervivencia. 

Las enfermedades y el trabajo infantil se encuentran detrás del 68% del cobalto del mundo y una parte importante de una batería proviene del Congo. Sus minas no tienen controles de contaminación y emplean a niños que mueren por manipular este material tóxico. ¿Deberíamos incluir a todos estos niños enfermos como parte del costo de un auto eléctrico?

Y sobre los paneles solares que decir… El mayor problema con los paneles solares son los productos químicos necesarios para procesar el silicato para el silicio utilizado en los paneles. Para purificar suficientemente el silicio, debe tratarse con ácido clorhídrico, ácido sulfúrico, ácido nítrico, fluoruro de hidrógeno, tricloroetano y acetona. Además, también se necesita galio, arseniuro, ionidio de cobre-disenuro de galio y teleroide de potasio, que son altamente tóxicos. El polvo de sílice es un peligro para los trabajadores y no se puede reciclar.

Las turbinas eólicas no son los que te han dicho, no te cuentan los costes ocultos y la degradación ambiental. Una turbina eólica moderna pesa 1688 toneladas y contiene 1300 toneladas de hormigón (base), 295 toneladas de acero, 48 toneladas de hierro, 24 toneladas de fibra de vidrio y metales de tierras raras como neodimio, praseodimio y disprosio. También se necesitan 1000 litros de aceite hidráulico. Cada hoja (aspa) pesa 40 toneladas y dura entre 15 y 20 años, luego hay que reemplazarlas. Estas hojas (aspas) no se pueden reciclar.

Desafortunadamente, tanto los paneles solares como las turbinas eólicas matan pájaros, murciélagos, vida marina e insectos voladores. La energía y los recursos que se emplean en la construcción de estas plantas son probablemente superiores a la energía que podrán llegar a generar ya que dependen del viento. Cada planta debe estar a una distancia predeterminada de sus vecinos de producción, se necesita aproximadamente 1 kilómetro cuadrado por unidad. Esto significa que un «parque» de 10 plantas requiere unas 1000 hectáreas de terreno. Luego agregue los costos de la tierra, caminos ensanchados o trabajos de cable para la conexión a las redes eléctricas.

Puede haber espacio para estas tecnologías, pero hay que mirar más allá del mito de las cero emisiones.

Fuentes:

Por Bengt Karlsson / abounderrattelser.fi: El enorme daño ambiental de los coches eléctricos y la “energía-verde”

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planera Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Los principales científicos del clima critican la histeria del calentamiento global como una gran «tergiversación, exageración y mentira descarada»

Dos científicos atmosféricos estadounidenses de alto nivel han descartado el sistema de revisión por pares de la literatura científica climática actual como «una broma». Según los profesores eméritos William Happer y Richard Lindzen, «es una revisión de amigos, no una revisión de pares».
Los dos hombres han tenido largas y distinguidas carreras en física y ciencia atmosférica. “La ciencia del clima está inundada de datos manipulados, que no proporcionan evidencia científica confiable”, afirman.
El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) tampoco puede proporcionar evidencia científica confiable, dicen, que está «controlado por el gobierno y solo emite hallazgos dictados por el gobierno». Los dos académicos llaman la atención sobre una regla del IPCC que establece que todos los resúmenes para los formuladores de políticas son aprobados por los gobiernos. 

Orwelliano: Sistema de crédito social destinado a forzar el cumplimiento de los objetivos de “cambio climático” que ahora se está implementando en Italia  

La élite del poder mundial ha vendido a gran parte del mundo occidental la mentira de que la actividad humana moderna está destruyendo el planeta al alterar drásticamente el clima.
Pero mientras millones han recibido tanta propaganda que han comprado el engaño, decenas de millones más lo rechazan porque saben que la mentira se trata de controlar los comportamientos y obligarnos a vivir de una manera que se adapte a la élite, aunque ellos, por supuesto, no planee vivir según sus propias reglas.

El último ataque de Bill Gates, ahora dirigido a las madres

Bill Gates parece estar detrás del impulso para dejar de amamantar y alentar la adopción de BIOMILQ, una “leche humana” de cultivo celular hecha en un laboratorio, junto con otras variedades de alimentos falsos.
Casi todos los grandes procesadores, fabricantes de carne y lácteos, también han adquirido o desarrollado sustitutos…
La comida falsa se presenta como una panacea para acabar con el hambre y la escasez de alimentos en el mundo, pero no hay nada milagroso en los alimentos sintéticos hechos en laboratorio. No se puede comparar con los alimentos que provienen de la naturaleza en términos de nutrición o protección ambiental, y como estamos viendo con la misteriosa escasez de leche en polvo, cuando dependes de alimentos falsos, tu propia supervivencia también depende del puñado de las empresas que los fabrican.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5