Por David Shavin

23 de abril- Quienes se preocupan realmente por los “crímenes de guerra” darán prioridad a los exámenes competentes de las pruebas físicas. Agitar una camisa ensangrentada es una gran injusticia para las víctimas de un verdadero crimen de guerra. Se merecen un impulso serio y temprano por la paz, seguido de una investigación concertada y de mirada sobria. Sin embargo, aquellos más preocupados por librar una guerra de propaganda se apresurarán a juzgar, antes de cualquier intento de examen creíble. Además, los que encubren los crímenes de guerra mostrarán histeria ante cualquier cuestionamiento de su “narrativa”, impartiendo “justicia” inmediata en su justa furia, como en los linchamientos tradicionales. No hay ningún intento de ocultar la mentira. De hecho, poner una mentira en la cara de la gente es un aspecto clave de este método. La lógica de la situación de los rehenes se aplica, en este caso, con la población ucraniana como rehén, y la comunidad mundial sometida a chantaje.

Sin embargo, la avalancha de acontecimientos y acusaciones de los últimos dos meses -a falta de una investigación competente de los verdaderos crímenes de guerra- ha presentado un caso identificable, prima facie, de un desagradable resurgimiento del “hombre bestia”. Y llamarlo “nacionalismo radical” o “neonazismo” puede ser acertado hasta cierto punto, pero, en cierto sentido, es demasiado cortés, porque permite a la gente una desconexión psicológica. Es un insulto añadido a la herida permitir que los verdaderos horrores nazis de Babi Yar, de los campos de concentración, etc., sean simplemente etiquetados como algo sobre “historia”; y por lo tanto, correcto o incorrecto, no algo que uno tenga que tomar en serio. Más bien, aquí, la realidad es que usted, el lector, ha sido alimentado con una serie teatral de “narrativas”, elaboradas alrededor de sus propios puntos débiles psicológicos. (Estas incluyen principalmente las palabras “de moda” de “nuclear”, “nazi”, “maternidad” y “violación”).

No busquen en este informe una sentencia definitiva sobre los crímenes de guerra. Es cierto que será difícil resistirse a ciertas conclusiones desagradables. Pero, actualmente, eso sería un juego patético sobre un asunto serio.

Pueden surgir varias preguntas que vale la pena reexaminar en sus propios momentos de tranquilidad. Por ejemplo: ¿Por qué Occidente no abrazó a Rusia por haberse apartado del comunismo hace treinta años? ¿Por qué se han gastado desde entonces sumas tan ingentes en ampliar la alianza militar de la OTAN? ¿Por qué existe la OTAN? ¿Qué era tan amenazante en la decisión de Ucrania de 2013 de colaborar tanto con Rusia como con Occidente, que requería que su gobierno democráticamente elegido fuera derrocado violentamente? ¿Quién se beneficia de enfrentar a Ucrania con Rusia? ¿Qué pasó con el masivo mandato electoral de Volodymyr Zelenskyy en 2019 para acabar con el gobierno de los oligarcas multimillonarios y colaborar con Rusia para poner fin a la guerra en el Donbás? Estas preguntas no son el tema directo de este informe, pero deberían surgir naturalmente si hace su trabajo.

Tampoco se intenta aquí repetir los sólidos antecedentes que se encuentran en el excelente estudio del EIR del 16 de mayo de 2014.

I. ¿Cuál es el problema neonazi en Ucrania?

En marzo de 2021, incluso la pretensión de que Kiev respetara los Acuerdos de Minsk que había firmado quedó enterrada. Se renunció abiertamente a la posibilidad de que Ucrania se reuniera pacíficamente con los oblast (región) de Donetsk y Lugansk, tal y como establecían esos Acuerdos. Kiev anunció que sólo funcionaría una solución militar. Los lectores emplearían su tiempo de forma provechosa simplemente en familiarizarse con el proceso paso a paso esbozado en los Acuerdos de Minsk -tanto en el Protocolo de Minsk de 2014 como en el Minsk II de 2015- diseñado para sacar a ambas partes de la guerra civil.

Después de más de seis años de un escaso cumplimiento de los Acuerdos por parte de Kiev, y tras miles de muertes de civiles a causa de los bombardeos de las fuerzas ucranianas en las regiones del Donbás, se produjo un nuevo y agresivo aumento de la fuerza militar. El 17 de febrero de 2022, tal y como informaron los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), se reanudó la guerra con un aumento considerable de los bombardeos de artillería por parte de Kiev. Esto ocurrió una semana antes de la intervención de Rusia. Las explosiones en Donetsk pasaron de una el 15 de febrero, a cinco el 16 y a 128 el 17. En Lugansk, se cuadruplicaron en esas 48 horas. (Resulta que todos los “pronósticos” en otoño e invierno, de una inminente invasión rusa, tenían que ver sobre todo con la simple intención de reducir militarmente el Donbás).

Rusia, después de años de rechazar las peticiones de las Repúblicas de Donetsk y Lugansk por respeto al compromiso soberano de Ucrania con los Acuerdos de Minsk, reconoció oficialmente a las dos repúblicas y luego su petición de ayuda militar para salvarlas de la solución militar de Kiev.

Dmytro Yarosh, cofundador del Sector Derecho y comandante del Ejército de Voluntarios de Ucrania. En 2019 amenazó con que el presidente Zelenskyy “perdería la vida. Se colgará de algún árbol” si se aplicaba alguna parte de los Acuerdos de Minsk con Rusia.
Los neonazis amenazan a Zelenskyy y mantienen a Ucrania como rehén

La misión militar especial de Rusia, lanzada el 24 de febrero, tenía dos objetivos anunciados, la desnazificación y la eliminación de la masiva acumulación militar de la OTAN. El segundo tenía que ver con sus repetidos llamamientos a Occidente para que aceptara por escrito que no hubiera cabezas nucleares a cinco minutos de Moscú. La primera, la desnazificación, tenía que ver con la peligrosa situación de los rehenes dentro de Ucrania. En resumen, no se estaba permitiendo a nadie dentro de Ucrania aplicar los Acuerdos de Minsk, debido a las amenazas y acciones físicas y verbales de los grupos neonazis armados. (Las agrupaciones Azov, Aidar y Sector Derecho, por ejemplo, son ciertamente “nacionalistas extremos”, pero eso es un eufemismo para referirse a los que toman como modelo al colaborador de Hitler, Stepan Bandera, y que se adornan con simbología nazi).

Además de las detenciones de diputados de la oposición y el cierre de periódicos, emisoras de radio y sitios web de la democracia ucraniana, el propio presidente Zelenskyy, al principio de su gobierno, fue amenazado con la violencia e incluso con el asesinato si daba un solo paso para aplicar el tratado de paz. Dmytro Yarosh, cofundador del Sector Derecho y comandante del Ejército de Voluntarios de Ucrania, declaró públicamente, sólo una semana después de la toma de posesión de Zelenskyy: “Zelenskyy simplemente no conoce el precio de este mundo”. Más bien, Zelenskyy habla de asegurar una paz. Y “Zelenskyy dijo en su discurso de investidura que estaba dispuesto a perder audiencia, popularidad y posición” por esa paz. Pero, “No, él perdería su vida. Se colgará de algún árbol en Khreshchatyk [una calle principal de Kyiv] si traiciona a Ucrania y a las personas que murieron en la Revolución [Maidan] y en la Guerra [Donbas]”.

De hecho, las credenciales de Yarosh giran en torno a, como él dice, “la Revolución y la Guerra”. Cuando el presidente ucraniano Viktor Yanukovich llegó a un compromiso con los manifestantes de Maidan, poniendo fin a la confrontación, fue Yarosh quien se negó a desarmar a sus fuerzas del Sector Derecho. Yarosh hizo estallar deliberadamente el compromiso acordado, y Yanukovich huyó del país. De ahí la revolución. Dos meses más tarde, fue la propia operación de 20 hombres del Sector Derecho de Yarosh, la que fue a sabotear la torre de televisión de Sloviansk, en el Donbás, provocando el Sitio de Sloviansk y el inicio de la guerra contra el Donbás. De ahí la guerra.

Unos meses después de que Yarosh amenazara a Zelenskyy, Andriy Biletsky, el primer líder del Batallón Azov, amenazó públicamente con que si Zelenskyy daba el primer paso para un armisticio en el Donbás, Biletsky llamaría a decenas de miles de ciudadanos armados para intensificar la guerra [fn_1].

Miembros de Patriotas de Ucrania haciendo guardia en un acto del Sector Derecho en el Euromaidán, Kiev, 13 de abril de 2014. Obsérvese la esvástica rebautizada en el brazalete amarillo de Azov.

Aunque Biletsky afirma actualmente que no es un neonazi, sus acciones y palabras son bastante claras. Defendió al Partido “Social Nacionalista” de Ucrania (un primo cercano del Partido “Nacional Socialista” alemán) y su uso de esvásticas, oponiéndose al esfuerzo por limpiar su imagen para las sensibilidades occidentales. Biletsky creó su organización “Patriota de Ucrania” sin tapujos en 2006, y declaró que tenía que “liderar las razas blancas del mundo en una cruzada final… contra los Untermenschen dirigidos por los semitas”. Se podría pensar que la elección de Biletsky de utilizar el término alemán de Hitler “Untermenschen” (“subhumanos”) debería calificar al tipo como algo más que un racista blanco, y en realidad un neonazi en toda regla.

Andriy Biletsky, primer líder del Batallón Azov y fundador de la organización Patriota de Ucrania.

Además, al igual que Yarosh, Biletsky también ha demostrado repetidamente métodos violentos contra sus oponentes. Incluso en agosto de 2020, el Cuerpo Nacional de Biletsky, una extensión de su Batallón Azov, disparó descaradamente contra un autobús del partido de la oposición Patriotas por la Vida de Viktor Medvedchuk, y a plena luz del día. Varios miembros resultaron heridos. Rusia ha tenido muy buenos fundamentos para su análisis de que el elemento neonazi tenía efectivamente a Ucrania como rehén y nunca permitiría que Rusia y Ucrania estuvieran en paz. Pero, ¿son las amenazas físicas contra el presidente Zelenskyy algo más que palabras duras?

Las negociaciones de paz reciben un disparo en la cabeza

El 5 de marzo, Denis Kireyev, uno de los negociadores de Ucrania en la primera sesión con Rusia, cinco días antes, fue ejecutado: le dispararon en la cabeza y lo dejaron en la calle en Kiev. La seguridad interna de Ucrania, el SBU, admite que le dispararon, pero afirma que se resistía a ser detenido y que el trato duro era merecido, ya que le habían grabado hablando con los rusos, lo que demostraba que era un traidor. (Hoy en día, en Kiev no hace falta mucho para ser acusado de alta traición. Tanto el líder de la oposición, Víctor Medvédev, como el anterior presidente, Petro Poroshenko, se ganaron ese honor en 2021, evidentemente por su participación en la compra de carbón del Donbás).

Independientemente de lo que el SBU pueda afirmar que constituye traición, es razonable suponer que Kireyev, dado su historial como miembro del consejo de administración de UkrEximBank, y luego como vicegobernador del banco estatal Oschadbank, habría estado realmente interesado, al menos desde el punto de vista empresarial, en poner fin a los combates y llegar a un entendimiento común con Rusia. Es de suponer que alguna parte del SBU se opuso a ese enfoque de las negociaciones.

Sin embargo, en Kiev se sabe que el SBU se limitó a detener a Kireyev, a interrogarle y a dispararle en la cabeza, antes de arrojarlo sin contemplaciones a la calle. Pero incluso según la versión del SBU de “resistirse al arresto”, no podría haberse enviado un mensaje más escalofriante a los negociadores ucranianos restantes sobre sus prioridades.

Al recordar la sesión de negociación del 28 de febrero, los informes iniciales indicaban que el presidente Zelenskyy estaba a bordo y algo motivado. De hecho, había iniciado una propuesta de alto el fuego tras el segundo día de combates, tras lo cual el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, especificó dos condiciones: “El estatus de neutralidad y la negativa a desplegar armas”, es decir, la negativa a acoger el armamento de la OTAN. Zelenskyy siguió la primera sesión publicando un vídeo en Telegram: “Hoy hemos oído de Moscú que quieren hablar del estatus neutral de Ucrania”. Parecía querer que esto tuviera éxito, aunque se vio obligado a expresarlo de forma “dura”: “No tenemos miedo de Rusia, no tenemos miedo de entablar conversaciones con Rusia, no tenemos miedo de discutir nada, como las garantías de seguridad para nuestro Estado, no tenemos miedo de hablar del estatus neutral”.

Sin embargo, poco después, Zelenskyy no aparecía por ningún lado. Cuando finalmente reapareció unas horas más tarde, estaba notablemente menos interesado en asegurar un alto el fuego. El lugar de la siguiente reunión se convirtió en su objeción para dar otro paso. La sabiduría convencional, creíble pero no confirmada, dice que recibió, en las horas que faltaban, la palabra de Londres y/o Washington de que no iba a permitir que las negociaciones siguieran adelante.

Peskov señaló que, durante la desaparición de Zelenskyy, comenzó en serio el emplazamiento de la artillería ucraniana en las zonas residenciales de Kiev, que constituye en sí mismo un crimen de guerra. Parece que, efectivamente, se había tomado la decisión de sacrificar a los civiles ucranianos para evitar que Ucrania asumiera un estatus neutral entre Rusia y Occidente.

Cabe destacar que, al informar sobre la afirmación del SBU de que Kireyev había sido culpable de “alta traición”, el Ukrayinska Pravda de Kiev dijo que Kireyev había tenido “libre acceso” a la oficina del jefe del SBU. Esa oficina pertenece a Ivan Bakanov, antiguo socio y colega de Zelenskyy desde su juventud en su ciudad natal común, Kryvyi Rih.

La flagrante ejecución de un ex jefe del SBU

La ejecución de Kireyev no es una prueba de que haya hombres con esvásticas dirigiendo el SBU, pero la ejecución cinco días después, el 10 de marzo, de Dmitry Demyanenko, antiguo jefe de la oficina del SBU en Kiev, abre toda una caja de Pandora. Y, a diferencia del caso de Kireyev, en este caso existe un vídeo de la ejecución grabado por una cámara callejera, que hace dudar de la versión oficial.

El cuerpo de Demyanenko, acribillado a balazos, fue encontrado en la calle Sadovaya de Kiev. Se afirma que Demyanenko evitó un puesto de control en Kiev y que la consiguiente persecución provocó su muerte. El espeluznante vídeo evidencia que parecía viajar a una velocidad muy moderada cuando fue detenido, sin que hubiera indicios de ninguna situación dramática. Entonces, además del vehículo que le dio el alto, de repente otro se puso delante de su vehículo, y apareció un tercer coche. Entre seis y ocho hombres salieron y rodearon su vehículo, disparando desde todos los lados.

Se alega que sacó una pistola y se resistió a la detención. Pero incluso si eso fuera cierto, el ex jefe del SBU se habría dado cuenta de repente de que no estaba en una parada de tráfico normal, y que iba a caer disparando. El vídeo, entre otras cosas, da una fuerte sensación de la naturaleza del “salvaje oeste” del régimen de Kiev.

El grupo que envió a Demyanenko es un grupo protegido, la infame milicia Myrotvorets, la llamada milicia de los “pacificadores”. Su fama proviene de su lista de “enemigos de Ucrania”, iniciada en el Donbás en 2014. En ese momento, incluso un relato neutral de un incidente en el Donbás se ganaba la publicación del nombre, la dirección y el número de teléfono del periodista en la lista. Cuando la ONU condenó a Myrotvorets por su lista, el Parlamento de Ucrania, la Rada Suprema, rechazó la petición de la ONU de prohibir la publicación de esa lista.

Demyanenko no había negociado con los rusos el cese de las hostilidades. Sin embargo, lo que se sabe, aunque no se aprecia, es que su función durante mucho tiempo fue la de funcionario del SBU destinado al Ministerio de Sanidad, desde principios de 2009. En los días anteriores a la ejecución de Demyanenko, el Ministerio de Defensa ruso había hecho públicos documentos del Ministerio de Sanidad de Ucrania, exponiendo la participación de la curiosa Dra. Ulana Suprun en el armamento de los laboratorios biológicos gestionados por Estados Unidos en Ucrania. Veremos que la Dra. Suprun, ciudadana estadounidense, y su marido, Marko Suprun, ciudadano canadiense, estaban metidos hasta el cuello en los neonazis. Polémicamente, ella fue instalada como jefa interina del Ministerio de Salud en 2016 y supervisó la consolidación del control estadounidense sobre los laboratorios biológicos, y la escalada de investigaciones altamente sospechosas.

Ministerio de Defensa de Rusia
El Tte. Gral. Igor Kirillov, Jefe de la Fuerza de Protección Radiológica, Química y Biológica de Rusia.

El 7 de marzo, tres días antes de la ejecución de Demyanenko, Igor Kirillov, del Ministerio de Defensa ruso, había iniciado una serie de conferencias de prensa para exponer los laboratorios biológicos dirigidos por Estados Unidos. La de la mañana de la ejecución de Demyanenko incluía documentos sobre un proyecto estadounidense, el UP-4, en el que: “Se descubrieron al menos dos especies de aves migratorias, cuyas rutas de migración pasan predominantemente por territorio ruso”. Sus documentos expusieron al Dr. Suprun y a otros; uno de ellos mostraba que, a principios de 2017, la oficina regional del SBU en Kherson había objetado debidamente tanto el aumento de la actividad altamente peligrosa en los laboratorios biológicos, como el hecho de que Suprun dejara a los funcionarios ucranianos fuera del conocimiento y control de algunos de los laboratorios. A principios de marzo de 2022, el SBU tuvo que preguntarse quién era la fuente rusa de los documentos del Ministerio de Sanidad. Sea o no Demyanenko la fuente real, parece que la banda de Myrotvorets evidentemente pensó que el oficial retirado del SBU era el sospechoso número 1.

La curiosa Dra. Ulana Suprun: Armas biológicas y neonazis

El asunto del armamento de los laboratorios biológicos está fuera del alcance de este artículo. Sin embargo, lo que hace que los laboratorios biológicos ucranianos sean sospechosos, además del patrón de secretismo y evasión de las autoridades estadounidenses, son los documentos que se han hecho públicos que indican: a) una concentración en la “gripe aviar altamente patógena”, H5N1, algunos específicamente relacionados con las aves silvestres que migran de Ucrania a Rusia, b) la investigación específica de cepas de enfermedades infecciosas aerosolizadas, junto con c) la documentación de los intentos de adquirir aviones no tripulados especialmente manipulados para dispensar aerosoles. Es posible que el papel de Suprun no haya sido más que el de un ideólogo de confianza, con el que se podía contar, como leal banderita, para sacrificar los intereses legítimos de Ucrania en favor de empresas salvajes e ilegales. Hace un par de años, publicó en su página de Facebook:

Cada año la lucha, la filosofía y las palabras de Stepan Bandera adquieren más importancia. Después de cientos de años de ocupación por parte de las fuerzas rusas, desde los zaristas hasta los opresores de Putin, puede que sea hora de escuchar y oír las palabras de Bandera: “No hay un lenguaje común con los moscovitas”.

La ciudadana estadounidense Dra. Ulana Suprun, quien fue la controvertida jefa interina del Ministerio de Salud de Ucrania.

¿Estaría Ulana Suprun más dispuesta a acomodarse, o a frenar la investigación de armas biológicas para ser desplegadas contra Rusia?

Además, mientras era directora en funciones del Ministerio de Sanidad, aparecía con amigos en mítines antirrusos con su socio neonazi, Serj Mazur, [fn_2] y hablaba en su mitin [fn_3] Mazur, autodescrito como “artista del tatuaje”, es un miembro comprometido de la banda neonazi C-14. Además de su ideología de línea dura, también desempeñan el papel de matones mafiosos. Tienen un anuncio según el cual, si eres amigo y/o apoyas económicamente al C-14, tus enemigos verán que su vida se vuelve mucho más difícil. En el primer año de trabajo de Suprun, Mazur advirtió públicamente a los “oponentes” de Suprun que no se enemistaran con “nosotros”.

El papel más importante de los neonazis del C-14 fue explicado recientemente en una emisión televisiva de principios de febrero en Kiev por su líder, un tal Yevhen Karas:

Ahora nos han dado tanto armamento, no porque, como dicen algunos: “Occidente nos está ayudando”; no porque quieran lo mejor para nosotros; sino porque realizamos las tareas que Occidente nos ha encomendado, porque somos los únicos que estamos dispuestos a hacerlas, porque nos divertimos. Nos divertimos matando y nos divertimos luchando…. Maidan fue la victoria de las ideas nacionalistas. Los nacionalistas fueron el factor clave allí, y claramente en la primera línea.

Pero Karas afirmó que una minoría de sólo el 8-10% logró el 90% de lo que ocurrió en el Maidan. “Si no fuera por los nacionalistas, todo aquello se habría convertido en un desfile gay”.

Por lo tanto, puede que los amigos de Ulana Suprun sean unos matones, pero, al igual que los nazis de Hitler, son totalmente capaces de volverse contra la banda con sede en Londres que se esforzó en cultivarlos.

Por lo demás, es difícil creer que la ciudadana estadounidense Ulana Suprun se ponga a la cabeza del Departamento de Salud de Ucrania en cualquier momento, salvo cuando se trate de algo muy malsano.

Marko Suprun y un brebaje de nazis

Sin embargo, Ulana parece mansa en comparación con su marido, Marko, una interfaz de neonazis, clubes de lucha, hooligans de fútbol, “rock de poder blanco” y su amistoso censor de las redes sociales. Director de cine, durante su estancia en Canadá Marko había formado parte de la junta directiva de la Organización para la Defensa de las Cuatro Libertades de Ucrania, un grupo de fachada de la OUN-B durante la Guerra Fría. En 2013, los Supruns se desplegaron en Ucrania desde Winnipeg, Canadá, y participaron en la documentación de las operaciones del Maidan desde el principio. A continuación, Marko se desplegó en la primavera de 2014 en el Donbás junto con sus veteranos del Maidán. Más tarde, unos 300 de esos veteranos se reunieron para una proyección especial “previa al estreno” de lo que él llamó su “comedia” sobre Maidan/Donbas, titulada “Gatitos letales”. Hay que decir que nada de esto es inventado, incluyendo lo que sigue.

Aparte del público aficionado a Azov, Marko se detuvo para una foto con tres socios especiales. Uno de ellos, Arseniy Bilodub, es el “cantante” principal de lo que se describe como una “banda de odio”, Sokyra Peruna, anunciada como un grupo ucraniano de “rock de poder blanco”. Dos de sus “canciones” son “Six Million Words of Lies” y “August 17th”. La primera no necesita explicación; la segunda es un homenaje a Rudolf Hess, del que se dice que fue el último de los líderes nazis en morir (sí, el 17 de agosto). Han sufrido por su “arte”, ya que el batería Dmitry Volkov fue a la cárcel por su pogromo contra la sinagoga Brodsky de Kiev. Arseniy Bilodub es también el fundador de SvaStone, la marca de ropa de extrema derecha centrada en la comercialización de la insignia nazi “Sol Negro”.

Resulta que hay un ruso que le gustaba a Bilodub, el chiflado neonazi Denis Nikitin. Juntos, lanzaron un torneo anual de artes marciales en Kiev. Nikitin también fundó una línea de ropa, titulada “White Rex”, con el mismo reclamo de marketing, el “Sol Negro” nazi. Sin embargo, Nikitin se aseguró de fundar su empresa el 14 de agosto de 2008, significativo por su código mágico 14/08/08 (un guiño a las infames “14 palabras” racistas blancas, combinado con el omnipresente homenaje, “88”, que representa la “HH” de “Heil Hitler”).

Nikitin ha recorrido las capitales de Europa organizando a la juventud nihilista en torno a clubes de lucha. Con problemas en Rusia, se trasladó a Kiev en 2017 y abrió el “Club Reconquista”, una combinación de restaurante y centro de artes marciales. Robert Rundo, que con tres seguidores incitó a la violencia en Charlottesville (Virginia) en 2017, participó en las artes marciales de Nikitin en “Reconquista”, se reunió con representantes de Azov y se hizo un tatuaje con el logotipo del “Rex Blanco” de Nikitin. Bilodub es, en cierto sentido, simplemente una imitación de Nikitin en Kiev.

La siguiente en la foto es Diana Vinogradova (alias Kamlyuk), poetisa de la banda de Bilodub. Compuso mientras cumplía condena en prisión por su participación en un asalto en grupo a un nigeriano, cuya desgracia fue simplemente caminar por la calle, y que murió a causa de sus heridas. Su amigo que empuñaba el cuchillo explicó que simplemente no le gustaban los negros. Diana es también conocida por haber recitado un poema antisemita en la Maidan.

Por último, pero no menos importante, está Oleksandr Voitko, un destacado miembro del grupo neonazi C-14, que tan buen trabajo hizo para la esposa de Marko, Ulana. Voitko se desplegó en el Donbás con las milicias, y nunca se lo quitó de encima. Más tarde, lejos del Donbás, buscó a uno de sus oponentes pro-Donbás y lo secuestró. Dos de los socios del C-14 de Voitko y el citado Mazur están acusados del asesinato del redactor jefe de un periódico en lengua rusa. Ambos están en libertad bajo fianza.

Un desfile de antorchas de la Unión de Ucrania en el cumpleaños del colaborador nazi Stepan Bandera, Kyiv, 1 de enero de 2015.

Bilodub y Marco Suprun habían compartido antes el escenario de un “Congreso Nacionalista Juvenil” ucraniano con su “hermano de sangre”, Andriy Sereda, cantante de otra banda de rock, Komu Vnyz. Fue Sereda quien dijo al público que los tres habían “nacido” como hermanos mediante el ritual cosaco de la sangría mutua. El discurso de Sereda ante el Partido Svoboda (el nombre rebautizado del Partido Social Nacionalista), con motivo de su 20º aniversario, explicaba que Ucrania era la “patria de la raza aria”.

Facebook censura las acusaciones neonazis

Nada de esto leerás o verás en Facebook. Resulta que Marko Suprun es también el experto de Facebook en el tema de las acusaciones rusas de actividad neonazi. Así que, si Marko desaprueba el material, éste desaparece. Facebook dice que se asocia con “StopFake” para contrarrestar las noticias falsas y la desinformación. Y Marko es la persona a la que acudir en StopFake, el “árbitro neutral” en todo lo que suene a desinformación rusa. Cabe destacar que el cofundador de StopFake, Evgeny Fedchenko, apoya abiertamente a los matones del C-14. Fundó StopFake en 2014, poco después del golpe de Estado en Ucrania, y fue patrocinado por la Embajada Británica en Ucrania durante los siguientes cuatro años. La Embajada ofrece: “El Reino Unido apoya las actividades contra la desinformación y los programas destinados a desarrollar la alfabetización mediática en Ucrania”.

Marko Suprun sostiene que lo que estamos documentando aquí es la desinformación rusa que intenta:

“desacreditar uno de los recursos más importantes para exponer la desinformación de Rusia -StopFake, con quien estoy asociado…. No hay colusión entre los percibidos radicales de derecha, StopFake y Facebook…. Sugerir que las asociaciones de alguien… pueden impactar en el trabajo que hace, es a priori ridículo…. No hay ninguna historia aquí que el público tenga derecho a conocer.”

Los duros del Sector Derecho en una manifestación “pacífica”, Kiev, 1 de marzo de 2014. Nótese la esvástica de Azov en el brazalete amarillo.

Hay fotos sacadas de contexto, dice, para crear un fragmento de verdad, contribuyendo a la desinformación sobre Ucrania. Claro que se ha reunido con “gente con tatuajes de esvásticas”. Pero etiquetar a los veteranos de las milicias como neonazis simplemente desafía el pensamiento racional. “Si se han levantado en defensa de Ucrania, yo estaré a su lado”.

Aunque es probable que sólo una minoría de los miembros de las diversas milicias ucranianas de estos días sean neonazis alfabetizados, en el sentido de haber leído las obras de Stepan Bandera, Hitler o Nietzsche, un recorrido por el mundo de Marko Suprun deja claro que la juventud nihilista, carente de futuro, llena de rabia, está construyendo identidades basadas en una combinación letal de artes marciales, culturismo, “rock de poder blanco” y actos de violencia sin sentido.

Parafraseando el mordaz análisis de Lyndon LaRouche: no hace falta llevar una esvástica para ser nazi; basta con ser nazi. ¿Tendrían los grupos de milicianos impregnados de esa cultura algún problema en cometer crímenes de guerra?

II. La guerra como teatro bizarro

Rusos imprudentes + material nuclear = fin del mundo

Durante un tiempo, Occidente asistió a historias de terror bizarras. Al principio, Ucrania apostó tropas en el lugar de la antigua central nuclear de Chernóbil. No tenía ningún valor estratégico y no tiene ninguna utilidad ni en la guerra ni en la paz. Más bien, el combustible nuclear gastado del accidente de 1986 yace en cubas de agua. Sin embargo, como los ejércitos rusos que pasaban por allí en la primera semana se vieron obligados a ahuyentar a las tropas apostadas, el incidente escenificado pudo generar los titulares adecuados, con “ejército ruso” y “Chernóbil” al lado. No había ningún otro propósito en el asunto.

Un par de semanas más tarde, las milicias ucranianas se desplegaron para atacar una subestación y sus líneas eléctricas, deteniendo temporalmente el suministro de electricidad a la zona general, incluida la instalación de Chernóbil. Kiev anunció al mundo que a Chernóbil le quedaban menos de 48 horas antes de que los generadores diésel de reserva se agotaran, y los rusos que luchaban en la zona se arriesgaban a un desastre termonuclear. El responsable de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, se puso en guardia. Tuiteó que acababa de hablar con el jefe del OIEA, Rafael Grossi, “sobre la muy preocupante situación de la central de Chernóbil…. Pido a Rusia que preserve la seguridad de las infraestructuras nucleares en #Ucrania. Apoyo total a los esfuerzos para encontrar un acuerdo sobre soluciones prácticas en estas dramáticas circunstancias.”

Izquierda: Pixabay/Justinita; derecha: presidente de Ucrania
En un episodio de miedo nuclear escenificado, el presidente Volodymyr Zelenskyy (derecha), aseguró consultas de emergencia con el presidente Biden, alegando que la instalación nuclear de Chernobyl de 4 reactores estaba en llamas. El propósito: llevar a Occidente a una guerra directa con Rusia.

Sin embargo, el OIEA tuvo que aclarar que no estaban haciendo nada. No era necesario. La electricidad hacía funcionar las luces de la instalación, en la que no había nada nuclear desde hacía décadas, salvo el combustible gastado que yacía en el agua sin calentar. Tanto si Kiev sabía que no había peligro como si no, podían contar con burócratas idiotas en Bruselas para apretar el botón del pánico.

Ucrania tiene centrales nucleares activas. Hay dieciséis reactores nucleares que producen electricidad, trece de ellos instalados en la época de la URSS. La mayor central de Europa está en Zaporizhzhia, con seis reactores activos. El ejército ruso ocupó la instalación, a primera hora del 4 de marzo, sin que se detuviera la generación de energía y, desde luego, sin que se produjeran fugas de radiación. Hubo un incendio en un edificio separado, una instalación de entrenamiento, sin que hubiera heridos. Los operarios de la planta, que siguen allí hasta hoy, informaron de que nunca hubo peligro de explosiones, ni de radiación, ni siquiera de interrupción de la electricidad. Sin embargo, el presidente Zelenskyy, en medio de la noche, transmitió:

Esta es la primera vez en nuestra historia, en la historia de la humanidad. El estado terrorista ahora recurrió al terror nuclear. Si hay una explosión, es el fin de todo. El fin de Europa. Es la evacuación de Europa. Sólo una acción europea inmediata puede detener a las tropas rusas”. Zelenskyy consiguió que se celebraran consultas de emergencia con el presidente Biden y otros, pero el incendio se produjo mucho antes de que el niño que gritó lobo consiguiera una “acción europea inmediata”.

Los dos sucesos de Chernóbil fueron obviamente escenificados. Las fuerzas militares se desplegaron sin ninguna razón militar, sino sólo como actores en una historia de miedo nuclear. El objetivo “militar” real era llevar a Occidente a una guerra directa con Rusia.

La supuesta profanación rusa del lugar del Holocausto, Babi Yar

El 1 de marzo, el mundo se enteró de que los incalificables rusos habían bombardeado el monumento al Holocausto, Babi Yar. Andriy Yermak, el jefe de la Oficina del Presidente de Ucrania, anunció:

En este momento, un poderoso bombardeo está en marcha. Un misil ha alcanzado el lugar donde se encuentra el complejo conmemorativo de Babyn Yar. ¡Una vez más, estos bárbaros están asesinando a las víctimas del Holocausto!

El jefe de Yermak, Zelenskyy, tuiteó:

Al mundo: ¿de qué sirve decir “nunca más” durante 80 años, si el mundo se queda callado cuando cae una bomba en el mismo lugar de Babyn Yar? Al menos 5 muertos. La historia se repite.

El monumento en Babi Yar a los miles de ciudadanos soviéticos y prisioneros de guerra asesinados durante la ocupación nazi de Ucrania. Las afirmaciones de Ucrania de que Rusia bombardeó el monumento son falsas.

Babi Yar fue el lugar donde, en 1941, los nazis alemanes y sus colaboradores ucranianos fusilaron y mataron a más de 33.000 judíos en dos días. Los dejaron en una fosa común en el barranco. Sin embargo, en el transcurso de la ocupación nazi, se ejecutaron allí entre 100 y 150.000 personas: judíos, gitanos, soldados rusos y ucranianos sospechosos de ser antinazis. Es, a primera vista, tan ignorante como insultante pensar que los rusos profanarían un sitio así.

De hecho, el memorial de Babi Yar nunca fue bombardeado ni dañado. El presidente de la junta asesora del memorial de Babi Yar, Natan Sharansky, informó desde el lugar de que no hubo daños. Además, como era el procedimiento operativo habitual, los militares rusos, antes de su ataque a la torre de transmisión de la 72ª Unidad Principal de Operaciones Psicológicas del Ejército Ucraniano, emitieron suficientes advertencias a todo el mundo en la zona de que el emplazamiento militar iba a ser atacado con armas de alta precisión. Eso ocurrió y, evidentemente, cinco miembros del ejército ucraniano murieron en el ataque.

Cualquier persona del gobierno de Kiev que quisiera saber lo que había ocurrido pudo hacerlo. Zelenskyy, en particular, construyó su lenguaje para decir “en el mismo sitio” que Babi Yar. El sitio abarca 370 acres, incluyendo varios cementerios para el conjunto de víctimas nazis. Como explicó Sharansky, se produjeron daños colaterales en un complejo deportivo inacabado, pero la “bomba iba dirigida, por supuesto, a la torre de radio”. La 72ª Unidad Principal de Operaciones Psicológicas, por cierto, es quizás la sección más trabajadora del ejército ucraniano, y la clave del fraude en Bucha (abajo).

La parte del lugar que ocupa el Museo Babi Yar ha sido profanada con cierta regularidad, pero por los mejores neonazis de Ucrania, y no por los ataques rusos a las instalaciones militares ucranianas. El escandaloso abuso de Zelenskyy de la memoria de las víctimas del Holocausto de Babi Yar muestra una parte gravemente defectuosa de su personalidad.

Rusia bombardea a las madres en la maternidad y viola por política

Mariupol, la ciudad portuaria de Donetsk de habla rusa, fue tomada por el Batallón Azov en 2014 y desde entonces ha sido gobernada por ellos. No deben faltar los testimonios y la documentación que salen de Mariupol, ahora que los ocupantes de Azov ya no controlan la ciudad. En medio de un montón de afirmaciones contradictorias, no se pueden afirmar con seguridad conclusiones serias; sin embargo, las respuestas están al alcance de la mano.

Aunque está bastante claro que hubo explosiones tanto en el Hospital nº 3 de Mariupol el 9 de marzo como en el Teatro de Mariupol una semana después, los testimonios, junto con algunas pruebas de vídeo, indican que ninguna de ellas fue el resultado de bombas lanzadas desde el aire. Sin embargo, debería haber pruebas físicas en ambos lugares que podrían resolver esa cuestión. Baste decir que Marianna Vishegirskaya, la mujer embarazada fotografiada frente al hospital el 9 de marzo, se quejó posteriormente de la tergiversación de sus comentarios por parte de AP. Dijo que las explosiones se produjeron sin el sonido de un misil.

La embajadora británica en Ucrania, Melinda Simmons, es la fuente de la violación:

Los militares rusos están violando a los civiles no sólo porque se sienten impunes, sino también porque la violación es parte de su estrategia militar…. Aunque todavía no conocemos el alcance total de su uso en Ucrania, ya está claro que formaba parte del arsenal ruso…. Las mujeres fueron violadas delante de sus hijos, las niñas delante de sus familias, como un acto deliberado de subyugación.

Su cita fue presentada para la apertura del llamativo artículo de Radio Free Europe’s Svoboda: “Todos son violados… Los crímenes sexuales de los militares rusos”. El autor, Sashko Shevchenko, obtuvo su maestría en periodismo en la City University de Londres, y cuanto más atrevida era la afirmación, menos necesidad había de documentación. Lo más parecido a una prueba era la afirmación de que podría presentarse en algún momento: “Las mujeres han accedido a decir públicamente que se quedaron embarazadas debido a una violación por parte de los ocupantes”. Después de eso, se trata de acusaciones realmente salaces. Shevchenko ha oído que alguien dijo “que en la región de Kherson, los militares rusos violaron a una abuela de 78 años”. Cuanto más salaz es la acusación, menos cómodo se siente uno a la hora de pedir pruebas.

La investigación está en manos de la fiscal general de Ucrania, Irina Venediktov, que informó el 7 de abril en la televisión ucraniana “¡Hoy en Borodyanka se registra el hecho de la violación de la abuela!”. Evidentemente, dado que el hecho ha sido registrado, la investigación ha concluido. En cualquier caso, si se permitiera que los procedimientos judiciales y de investigación normales hicieran su trabajo, y si se demostrara que todas las acusaciones son ciertas, esto sigue siendo una pieza bastante alejada de “la violación es parte de la estrategia militar [rusa]”.

Bucha: Rusia deja en la calle a las víctimas masacradas

El ejército ucraniano afirma ahora que ha derrotado a los rusos, quienes, en su precipitada retirada del 30 de marzo, dejaron las pruebas de sus asesinatos de ciudadanos ucranianos en una calle principal de Bucha, un suburbio de Kiev. Para quienes se preguntan cómo es posible que una veintena de cadáveres en una manzana de la ciudad no hayan sido advertidos durante más de tres días después de la salida de los rusos, las fotos por satélite demuestran que los rusos dispararon a un ciclista una o dos semanas antes de marcharse. La gente se queda mirando las fotos de un tanque ruso destruido en Bucha, sin pensar siquiera en que es posible que la artillería ucraniana haya disparado sobre la ciudad en algún momento.

Los rusos anunciaron el 29 de marzo que se retirarían de los suburbios de Kiev, como un gesto de buena fe, en reconocimiento de que los ucranianos se comprometieran realmente a plasmar en papel su proyecto de lo que necesitarían para adoptar un estatus “neutral”. Se quedó muy lejos de reconocer a Crimea o a las repúblicas del Donbás, pero el mundo ese martes recibió un rayo de esperanza. Rusia tuvo que dejar de lado el feo vídeo de 48 horas antes, en el que milicianos ucranianos torturaban y disparaban a quemarropa a prisioneros de guerra rusos atados, asesinando al menos a uno de ellos. Entre ese miércoles y el viernes, la paz amenazaba con estallar, y había que hacer algo.

El alcalde de Bucha, el jueves 31 de marzo, no sabía de los asquerosos preparativos que se estaban llevando a cabo, y se limitó a celebrar la libertad de su ciudad en un vídeo. Las cosas se veían muy bien, y ciertamente no había múltiples cadáveres tirados en la calle Yablunska, una de las principales. Estaba claro que se salía del guión. El viernes por la mañana se puso en marcha una audaz y desagradable operación de dos días. La Policía Nacional anunció que el equipo “Safari” -descrito de forma variada como una fuerza de “operaciones especiales”, un “regimiento de comandos” y “los representantes de las subdivisiones de la Policía de Tareas Especiales, la Unidad de Respuesta Operativa Rápida, la Policía de Respuesta Operativa Táctica”- se desplegaba en Bucha para comprobar si había minas rusas, y para hacer frente a los “saboteadores” restantes. Hay vídeos de hombres con parches “Safari” ese viernes y sábado.

Un conocido líder de Azov, Sergey Korotkin (alias “Malyuta”), publicó un vídeo de una sesión informativa impartida a algunos miembros del equipo de despliegue. Un combatiente pregunta si pueden disparar a las personas que no lleven los brazaletes azules, y la respuesta es: “Por supuesto”. (Dado que los brazaletes azules identifican a sus propias fuerzas, parece que hay muy poco de la población civil de Bucha que esté fuera de los límites del safari). Korotkin eliminó el vídeo incriminatorio, pero aquí está Korotkin con un entusiasta saludo nazi.

Una mujer con traje militar llamada Ekaterina Ukraintsiva apareció en la página de Telegram “Bucha Live” ese viernes, como representante del Ayuntamiento de Bucha. Anunció “la limpieza de la ciudad” que ahora tenía que producirse, y la necesidad de permanecer fuera de las calles mientras durara la misión. (Evidentemente, el Instituto Gorshenin de Ucrania emitió un anuncio similar, según el cual Bucha estaba “siendo limpiada de saboteadores y cómplices de las fuerzas rusas”). Hubo al menos un mensaje de seguimiento, también supuestamente del Ayuntamiento, tan enfático como extraño:

¡Querida comunidad de Bucha! Os pedimos encarecidamente que no vayáis al territorio de la fábrica de dulces “Delicia”, ya que los rusos han minado el territorio y han envenenado las galletas. ¡Recordemos el peligro!

La gran fábrica “Delicia” y su popular punto de venta están justo al lado de Yablunska, aunque a varias manzanas de donde se encontraron los cadáveres.

Los habitantes de Bucha que habían permanecido en la ciudad y habían aceptado alimentos y suministros de los rusos estaban ahora en la categoría de colaboracionistas. A mediodía del sábado, la matanza de Bucha dio la vuelta al mundo, tanto en vídeo como en fotos, con múltiples cadáveres abandonados en la calle Yablunska. Por supuesto, era demasiado horrendo indagar sobre quién llevó a cabo realmente las matanzas y/o “limpiezas”. Por último, está el detalle bastante embarazoso de que se trataba de un vídeo de cadáveres que el mundo debía creer que habían permanecido en la calle Yablunska durante al menos cuatro días, sin signos de descomposición ni daños causados por animales.

La embajadora británica ante la ONU, Dame Barbara Woodward, que acababa de asumir la presidencia del Consejo de Seguridad para el mes de abril, retrasó la convocatoria rusa de una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad del domingo 3 de abril al martes 5 de abril, lo que permitió a la Unión Europea acordar con la fiscal general de Ucrania, Irina Venediktov, una “investigación” sin necesidad de recurrir a la ONU ni a otros canales internacionales normales. Venediktov es la misma que (ver más arriba) parece creer que la “grabación” de una acusación es una investigación, al menos en el caso de una supuesta violación.

Postludio

Así que, a estas alturas, querido lector, ¿cómo van tus procesos de pensamiento y tu sentido de la humanidad? Has tenido fusiones y/o explosiones nucleares, bombardeos de las víctimas mortales del Holocausto nazi en Babi Yar, el ataque a un hospital de maternidad y la violación de abuelas, rematado con múltiples ejecuciones de civiles ucranianos dejados sin enterrar en la calle. ¿Acaso el mero volumen de la cínica manipulación aplasta su voluntad de luchar contra semejante maldad? ¿Te deprime, o incluso te asusta, la presencia en el mundo de mentirosos en serie, mentirosos que hace tiempo abandonaron incluso la pretensión de encubrirse?

Tal vez no quede más remedio que volverse más plenamente humano cada día. En conclusión, dos visiones diferentes de los ucranianos. La primera es el resultado lícito de los dos últimos meses, el horror del “hombre-bestia” dominado por la ira. La segunda refleja lo que la mayoría de los ucranianos han sido y, con un esfuerzo, todavía tienen el potencial de ser.

Vídeo de propaganda ucraniana publicado el Domingo de Ramos: La bestia sale

El Domingo de Ramos, se publicó un vídeo supuestamente pro-ucraniano en la página de Instagram de la actriz de Lviv Andrianna Kurylets, que muestra la auto-degradación y el sadismo de la mentalidad nazi de “sangre y tierra” que se invoca entre los nihilistas, que destruirían Ucrania. En menos de dos minutos, uno es testigo de una doncella ucraniana con un encantador traje, transformada en una bestia viciosa, realizando una ejecución similar a la de ISIS ante la cámara, para un misterioso y vengativo “Dios ucraniano.”

Comienza:

Durante siglos, estos cerdos… pisotearon nuestra bandera, se burlaron de nuestra lengua… nos mataron de hambre, nos crucificaron en cámaras de tortura rojas y nos enviaron al permafrost de los campos de prisioneros de Siberia. Habían estado matando hasta que algo terrible despertó en una pacífica nación agrícola. Algo había estado latente en las profundidades de los acantilados del Dnipro durante siglos.

Dios ucraniano inicial y antiguo. [Levanta una guadaña y sonríe] ¡Y ahora estamos recogiendo nuestra sangrienta cosecha! [Corta la garganta de un paracaidista ruso de rodillas] [Repite:] ¡Y ahora estamos recogiendo nuestra sangrienta cosecha! Todos ustedes serán asesinados en memoria de las víctimas en Bucha, Irpin, Kyiv, Kharkiv, Odesa, Mariupol. Todos ustedes serán asesinados. Vuestros cadáveres, como las peores carroñas, se pudrirán en los campos, a lo largo de las carreteras y los cinturones forestales. Se los comerán los perros y los animales salvajes. Vuestras madres os esperarán en Tver, Pskov y Riazán; pero vosotros, hijos de puta, nunca volveréis a casa. [Arroja el muerto al suelo y sonríe ampliamente] ¡Bienvenidos al infierno!

El primer representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitry Polyanskiy, llamó la atención del Consejo de Seguridad de la ONU sobre este hecho y señaló que, por desgracia, es lo que hace necesaria la desnazificación. Evgeny Popov, el presentador del programa ruso “60 minutos”, dijo a su audiencia nacional:

La crueldad animal se está convirtiendo en la norma. Se está promoviendo el odio ciego para incitar a la gente común. Los métodos de los cortadores de cabezas del ISIS encajan orgánicamente en la política ucraniana. Alguien ha decidido que este tipo de fanatismo mejorará la moral…. Ahora hay muchos menos de los que todavía no entendían lo que significa la “desnazificación” y por qué es necesaria.

El “hombre bestia” es el resultado legítimo del Imperio Británico, o de cualquier imperio, que logra manipular a los países en una caja, donde las reglas son, “perro-come-perro”. Sin embargo, una reciente presentación invita al mundo a recordar la Ucrania que fue y que aún puede ser:

Ucrania solía poseer un gran potencial, que incluía una potente infraestructura, un sistema de transporte de gas, industrias avanzadas de construcción naval, aviación, cohetes e ingeniería de instrumentos, así como escuelas científicas, de diseño e ingeniería de categoría mundial. Al asumir este legado y declarar la independencia, los líderes ucranianos prometieron que la economía ucraniana sería una de las principales y el nivel de vida estaría entre los mejores de Europa.

Hoy, los gigantes industriales de alta tecnología que en su día fueron el orgullo de Ucrania y de toda la Unión, se están hundiendo. La producción de ingeniería ha caído un 42% en diez años. La magnitud de la desindustrialización y de la degradación económica general es visible en la producción de electricidad de Ucrania, que ha experimentado un descenso de casi el doble en 30 años. Por último, según los informes del FMI, en 2019, antes de que estallara la pandemia de coronavirus, el PIB per cápita de Ucrania estaba por debajo de los 4.000 dólares. Esto es menos que en la República de Albania, la República de Moldavia o el Kosovo no reconocido. Hoy en día, Ucrania es el país más pobre de Europa.

¿De quién es la culpa? ¿Es culpa de los ucranianos? Desde luego que no. Han sido las autoridades ucranianas las que han desperdiciado los logros de muchas generaciones. Sabemos lo trabajadores y talentosos que son los ucranianos. Pueden alcanzar el éxito y resultados extraordinarios con perseverancia y determinación. Y estas cualidades, así como su apertura, su optimismo innato y su hospitalidad no han desaparecido.

Esto es del artículo del 12 de julio de 2021 de Vladimir Putin, “Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos”, una presentación muy atacada y vilipendiada en Londres.

La elección es fácil. Lo difícil es levantarse por las mañanas, ponerse en plancha con esas fantasías juveniles con las que juegan los imperios sádicos, y envolver la propia identidad en torno a la construcción del mundo a partir de este lío, sabiendo que se puede hacer historia.

Notas a pie de página

[fn_1] Véase el artículo del autor “No, Putin no está exagerando: Los neonazis de Ucrania han amenazado a Zelenskyy”, EIR Vol. 49, nº 9, 4 de marzo de 2022. https://larouchepub.com/other/2022/4909-no_putin_is_not_exaggerating_n.html [volver al texto para fn_1]

[fn_2] La Dra. Ulana Suprun, con amigos, en una manifestación contra Rusia el 17 de mayo de 2017 con su socio neonazi, Serj Mazur: https://pbs.twimg.com/media/D7_-xrYXsAEzK6J?format=jpg&name=small [volver al texto para fn_2]

[fn_3] La Dra. Ulana Suprun, hablando en una manifestación contra Rusia, con Serj Mazur a su izquierda: https://pbs.twimg.com/media/D7_-xMkXUAEVIjR?format=jpg&name=medium [volver al texto para fn_3]

Fuentes:

Por David Shavin: Neonazis, crímenes de guerra y el teatro llamado ‘Ucrania’. Temas relacionados con este artículo: La ley racial ucraniana, Las violaciones de derechos humanos por parte de Ucrania son sistemáticamente silenciadas, La Otan vigila a las personas y medios que cuestionan la versión oficial sobre la guerra, Eva Karene Bartlett: “Esto es lo que encontré en la supuesta “fosa común” de Mariúpol”, “Estamos aquí, en el Donbass, para despertar a los occidentales engañados por la propaganda”, dicen periodistas, Las falsificaciones de la propaganda contra Rusia

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

1984. Sociedades Distópicas

Eric Arthur Blair huyó de la Guerra Civil Española con una bala atravesada en el cuello. Este excepcional hecho fue crucial para marcar la orientación de su trabajo literario. En esencia, el trabajo de Blair, bajo el seudónimo de George Orwell, es una combinación de propósitos políticos con objetivos artísticos. Dedicado a partir de esta experiencia balística a develar la naturaleza del totalitarismo, también se propuso defender la idea de una sociedad más libre, bajo la doctrina de un socialismo democrático, según sus propias palabras. Sus dos obras más conocidas, Rebelión en la Granja y 1984, apuntaban sus dardos contra el régimen estalinista. La pregunta que queda pendiente es ¿Sabía Orwell que el socialismo democrático era parte de “la estrategia de las tijeras” del mismo Stalin?

La timovacuna covid provoca un espectacular aumento de la mortalidad jamás visto en España

España y más allá. Los países más “vacunados” de Europa presentan un inquietante exceso de mortalidad. Vaya, vaya. Y nuestra patria común, Bozalistán, que presumía de ser el más “vacunado” y el ejemplo a seguir, es el que mayor exceso de mortalidad posee. Vaya, vaya. Tan obvio todo. Exceso de mortalidad en las 21 primeras semanas del año en España: Media 2015-2019: ~11.200. ¿Y solo en 2022?: ¡¡¡ ~8.000 !!! El genocidio de las vacunas covidicias, pues, tan evidente. Desde el 1 de enero de este año, el exceso de mortalidad en España es muy superior al de 2021 (por no hablar de 2020 y años anteriores). Desde que se inició la timovacunacion en España, 27 de diciembre de 2020, la sobremortalidad ha aumentado alarmantemente. Son hechos completamente irrefutables: lo predecible, agrego.

El CEO de Youtube asegura a las élites de Davos que continuarán controlando la narrativa

Otra historia más de Davos que pasó casi desapercibida para la corriente principal, la directora ejecutiva de YouTube, Susan Wojcicki, abordó los problemas de “desinformación” en Internet en el foro WEF y cómo la plataforma de contenido planea abordarlo.
Como todos sabemos, el concepto de “desinformación” es tratado arbitrariamente por las grandes corporaciones tecnológicas de acuerdo con cualquier narrativa que los oligarcas corporativos y los gobiernos quieran impulsar en ese momento. Si está confundido en cuanto a lo que ellos consideran que es la desinformación, simplemente tome cualquier hecho, evidencia u opinión que sea contraria a la narrativa principal del día y asuma que ahora es “desinformación”. Es tan simple como eso.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5