El pueblo ucraniano proviene de dos raíces históricas, una escandinava y la otra eslava. Los grupos ‎que ‎hoy se definen como «nacionalistas ucranianos» no asumen la defensa de Ucrania como ‎nación sino que ‎toman como referencia únicamente sus propios orígenes escandinavos, ‎oponiéndolos a las ‎poblaciones rusas de ese país. ‎

Por Red Voltaire

La población ucraniana utiliza simultáneamente el idioma ruso, el ucraniano y también el ‎húngaro. ‎Pero desde el 1º de septiembre de 2020, a raíz del putsch de la Plaza Maidan, ‎se prohibió ‎por ley el uso de cualquier otra lengua que no sea el ucraniano en la administración, en los ‎servicios públicos ‎y en la enseñanza. Las escuelas donde se enseñaban los idiomas ruso ‎y húngaro fueron cerradas, ‎lo cual fue motivo de protestas oficiales de la Federación Rusa y ‎de Hungría. ‎

El 21 de julio de 2021, el actual presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, promulgó una ‎‎«Ley ‎sobre los Pueblos Autóctonos». Esa ley estipula que sólo los ucranianos de origen ‎escandinavo, ‎los de origen tártaro y los caraitas tienen ‎‎«derecho a gozar plenamente de todos ‎los Derechos Humanos y de todas las libertades ‎fundamentales» (sic). Por consiguiente, ‎los ucranianos de origen eslavo no tienen derecho a esas ‎libertades. ‎

Los neonazis ucranianos utilizan constantemente los símbolos y referencias nazis, no sólo el ‎alfabeto rúnico de ‎las lenguas protogermánicas sino las cifras 14 y 88, que hacen referencia a los ‎‎14 palabras de los ‎supremacistas blancos y a las iniciales del saludo nazi. ‎

Las «14 palabras» son el eslogan de David Lane: «Tenemos que garantizar la existencia de ‎nuestro ‎pueblo y un porvenir para los niños blancos» (en inglés, «We must secure the existence ‎of our ‎people and a future for white children»). ‎

David Lane, fallecido en 2007 en una cárcel estadounidense, es uno de los jefes de la organización ‎terrorista supremacista estadounidense «La Orden». ‎

La cifra 88 es una referencia a la octava letra del alfabeto, la “H”, cuya repetición –HH– es ‎la ‎abreviación del saludo nazi «Heil Hitler». ‎

Sobre este tipo de referencias encriptadas, el grupo armado (ver foto) que el alcalde de Kiev –el ‎ex campeón ‎mundial de los pesos pesados Vitali Klitschko– ha designado en la capital para ‎descubrir y matar ‎‎«saboteadores» entre los ucranianos de origen eslavo se denomina “C14”. La letra “C” ‎es una referencia a los antiguos «Cien de Svyatoslav» y la cifra “14” ‎indica su ideología como ‎supremacistas blancos. ‎

Fuente:

Red Voltaire: La ley racial ucraniana.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre.

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Los principales científicos del clima critican la histeria del calentamiento global como una gran «tergiversación, exageración y mentira descarada»

Dos científicos atmosféricos estadounidenses de alto nivel han descartado el sistema de revisión por pares de la literatura científica climática actual como «una broma». Según los profesores eméritos William Happer y Richard Lindzen, «es una revisión de amigos, no una revisión de pares».
Los dos hombres han tenido largas y distinguidas carreras en física y ciencia atmosférica. “La ciencia del clima está inundada de datos manipulados, que no proporcionan evidencia científica confiable”, afirman.
El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) tampoco puede proporcionar evidencia científica confiable, dicen, que está «controlado por el gobierno y solo emite hallazgos dictados por el gobierno». Los dos académicos llaman la atención sobre una regla del IPCC que establece que todos los resúmenes para los formuladores de políticas son aprobados por los gobiernos. 

Unas sociedades como hipnotizadas por la propaganda y el miedo

En este tiempo en el que las religiones institucionalizadas están en franca crisis y la política cada vez más desprestigiada, las élites, que algo tienen que ver en ese desprestigio de ambas, han encontrado la mejor de las vías, junto a la de la Ecología (su ecología de jets y yates privados de consumos enérgicos exorbitantes), para el consentimiento y la sumisión sociales: la Salud. El análisis de lo que ella puede movilizar emocionalmente sería todo un estudio. En manos de las élites, la Sanidad va tomando cada vez más la forma de una religión dogmática, institucionalizada y opresora, cimentada sobre el miedo y la fe.
La fe en el médico desde hace siglos es comprensible. El problema es que ahora la última infalible palabra ex cátedra (desde el trono de Pedro en el Vaticano) la tiene un estamento médico global absolutamente corrompido por las grandes farmacéuticas.

Orwelliano: Sistema de crédito social destinado a forzar el cumplimiento de los objetivos de “cambio climático” que ahora se está implementando en Italia  

La élite del poder mundial ha vendido a gran parte del mundo occidental la mentira de que la actividad humana moderna está destruyendo el planeta al alterar drásticamente el clima.
Pero mientras millones han recibido tanta propaganda que han comprado el engaño, decenas de millones más lo rechazan porque saben que la mentira se trata de controlar los comportamientos y obligarnos a vivir de una manera que se adapte a la élite, aunque ellos, por supuesto, no planee vivir según sus propias reglas.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5