Murieron muchas más personas en 2021, tras el despliegue de las vacunas covid, y en 2022, que durante el apogeo de la pandemia COVID en 2020.

Por Lifesitenews

LA HISTORIA EN UN VISTAZO

  • Las estadísticas emergentes sobre las tasas de exceso de mortalidad pintan un panorama alarmante. Muchas más personas murieron en 2021, después del despliegue de las inyecciones contra el COVID, y en 2022, que durante el apogeo de la pandemia en 2020.
  • Los principales medios de comunicación están tratando de desviar su atención (de la vacunación masiva con tecnología experimental de transferencia de genes) a cualquier cosa menos eso.
  • El Telegraph achaca el inexplicable exceso de muertes a los efectos del bloqueo. Muchos no tuvieron acceso a la atención médica rutinaria durante los cierres, y ahora están muriendo de enfermedades crónicas que no fueron tratadas.
  • Los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (ONS), publicados el 16 de agosto de 2022, muestran que el exceso de muertes en Inglaterra y Gales era, hasta el 5 de agosto, un 14,4% superior a la media de cinco años, lo que equivale a 1.350 muertes más por semana de lo normal. La mayoría de estas muertes excesivas eran de naturaleza cardiovascular, un efecto adverso principal de las inyecciones de COVID.
  • En los EE.UU., perdieron la vida 349.000 jóvenes estadounidenses por algo además de la pandemia y la muerte no natural entre el 3 de abril de 2021 y el 13 de agosto de 2022, y eso sin contar las decenas de miles de registros de muerte que el CDC ha borrado inexplicablemente. Faltan entre el 15% y el 25% de los informes de defunción que podrían indicar una muerte por COVID. Otros datos muestran que durante el otoño de 2021, los millennials, de 25 a 44 años, tuvieron un aumento del 84% en el exceso de muertes.

Las estadísticas emergentes sobre las tasas de exceso de mortalidad pintan un cuadro alarmante. Muchas más personas murieron en 2021, después del despliegue de la vacunación contra el COVID, y en 2022, que durante el apogeo de la pandemia en 2020. Revisaré algunas de estas impactantes estadísticas, que se reflejan en todo el mundo, en un momento.

Pero mientras las personas racionales miran estas cifras y se preguntan cuál podría ser la causa más aparente y probable detrás de este repentino aumento de las muertes de adultos en edad de trabajar y de personas más jóvenes, los medios de comunicación dominantes están tratando de desviar su atención desviar su atención (de la vacunación masiva con tecnología experimental de transferencia de genes) a todo menos eso.

Los encierros son la causa del exceso de muertes

En un artículo del 18 de agosto de 2022, la editora de ciencia del Telegraph, Sarah Knapton, achaca el “inexplicable exceso de muertes” a “los efectos del cierre”. Dijo:

“Las cifras de exceso de muertes de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) muestran que alrededor de 1.000 personas más de lo habitual están muriendo actualmente cada semana por condiciones distintas del virus.”

El Departamento de Salud ha ordenado una investigación sobre las cifras, en medio de la preocupación de que las muertes estén relacionadas con los retrasos y el aplazamiento del tratamiento de enfermedades como el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas. En los últimos dos meses, el número de muertes excesivas no debidas al covid empequeñece el número vinculado al virus…

El Dr. Charles Levinson, director ejecutivo de Doctorcall, un servicio privado de médicos de cabecera, afirmó que su empresa estaba viendo “demasiados” casos de cánceres y problemas cardíacos no detectados, así como un número “preocupante” de afecciones de salud mental.

Cientos y cientos de personas mueren cada semana, ¿qué está pasando? En mi opinión, los retrasos en la búsqueda y recepción de asistencia sanitaria son sin duda la fuerza motriz”.

Los problemas cardiovasculares matan en cifras récord

Los datos de la ONS publicados el 16 de agosto de 2022 muestran que el exceso de muertes en Inglaterra y Gales era, hasta el 5 de agosto, un 14,4% superior a la media de cinco años, lo que equivale a 1.350 muertes más por semana de lo normal, informa Knapton. Como puede verse en el siguiente gráfico, COVID sólo está implicado en un pequeño número de esas muertes.

En total, las muertes no relacionadas con con el covid ahora son más del triple que las muertes que no están relacionadas. Según la Oficina para la Mejora de la Salud y las Disparidades del Reino Unido, la mayoría de estas muertes en exceso fueron “condiciones prevenibles relacionadas con el corazón, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes”.

Sin embargo, si bien la falta de atención médica de rutina (las personas que evitan ver a sus médicos por temor al virus o debido a diversas restricciones) bien puede haber influido, los problemas cardiovasculares como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares también son los principales efectos secundarios de la inyección.

Una mirada a los datos de mortalidad en Estados Unidos

En la primera parte de una serie de tres partes, The Ethical Skeptic -que se describe a sí mismo como un antiguo oficial de inteligencia y estrategias para las naciones que se enfrentan a los desafíos de la corrupción- revisa los datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Estados Unidos que muestran “tendencias de aumento marcadas a partir de la primera semana de abril de 2021”.

“Esta fecha de inicio no es una coincidencia, ya que también coincide con un punto de inflexión clave con respecto a una intervención específica del sistema corporal en la mayor parte de la población estadounidense”, señala The Ethical Skeptic.

Describe cómo, a finales de mayo de 2021, se desarrolló una “señal extraña” en sus modelos de seguimiento de COVID. Esta extraña señal llegó en forma de un código de muerte ICD (código de la Clasificación Internacional de Enfermedades) llamado R00-R99, que significa “Síntomas, signos y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificados en otra parte.” En otras palabras, muertes por causas indeterminadas.

A raíz de esta extraña señal, empezó a hacer un seguimiento de estas muertes R00-R99, junto con otras 11 de la CIE-10 (el 10 significa 10ª revisión, que es la más reciente), como los suicidios y las sobredosis, así como una estadística llamada “Exceso de muertes por causas naturales no relacionadas con COVID”. Los datos que The Ethical Skeptic utilizó para sus modelos procedían de tres bases de datos principales:

El CDC está borrando los registros de defunción

La mortalidad no relacionada con COVID experimentó un leve repunte en octubre de 2020, un efecto que The Ethical Skeptic atribuye al “daño sistémico que la infección del SARS-CoV-2 y la proteína de la espiga del virus pueden producir en el cuerpo humano. Un antiguo COVID retrasó la muerte, por así decirlo”.

La notable explosión de muertes no relacionadas con el COVID no se produjo hasta la semana 14 de 2021, y “a finales de 2021 había quedado muy claro que los ciudadanos estadounidenses no sólo estaban muriendo de COVID-19 en exceso, sino que también estaban muriendo de otra cosa, y a un ritmo que acabó siendo superior al del propio COVID”, escribe.

De forma inquietante, descubrió que los registros de defunción se estaban redactando y eliminando inexplicablemente durante un periodo de tiempo muy crucial: las semanas 4 a 20 de 2022. “Es difícil imaginar un escenario que explique esta manipulación de datos de 52.000 registros en las semanas de mayor riesgo… de 2022, que no constituya una ofuscación maliciosa de los datos de mortalidad de los ciudadanos estadounidenses”, escribe.

Profundización en las estadísticas de mortalidad en EE.UU.

Su artículo está repleto de gráficos para aquellos que quieran profundizar en las estadísticas, pero aquí hay algunos extractos de sus conclusiones:

“Los gráficos que más preocupan… son los que muestran los marcados aumentos de la mortalidad posteriores a la semana 14 de la MMWR de 2021. En concreto, se trata de:

  • Exceso de causas naturales no relacionadas al covid, 5+ sigma
  • Cáncer y linfomas, 9+ sigma
  • Otras afecciones respiratorias, 2 sigma
  • Nefritis/síndrome nefrótico, 4 sigma
  • Septicemia, 2 sigma
  • Enfermedades y dolencias cardíacas, 2 sigma
  • Todas las demás muertes de causa natural rastreadas por la CIE-10, 4 sigma

Si bien es cierto que hay aumentos en las muertes incumbentes dentro de los otros códigos de la CIE-10, esos aumentos parecían ajustarse plausiblemente a sus mismos patrones de llegada para 2020 también. En otras palabras, parecían estar fuertemente relacionados con el covid en su dinámica, tanto antes como después de la inflexión de la semana 14 de 2021.

Son especialmente preocupantes las muertes relacionadas con sistemas reguladores de todo el cuerpo, en contraposición a órganos o causas específicas. Es decir, cáncer y linfomas, corazón, miocarditis/pericarditis autónoma/trastornos conductivos, lesiones en el hígado y los riñones, etc.

Estos no son solo los canarios en la mina de carbón en términos de patología, sino que pueden servir para indicar también que una perturbación sistémica generalizada está en juego dentro de la fisiología humana del ciudadano estadounidense medio, especialmente en las últimas 71 semanas. Estos son los grupos de muertes que muestran la tendencia más marcada de aumento después de la semana 14 del MMWR, 2021…

[Permítanos] por un momento también revisar la lógica convincente detrás de la fecha de inflexión de la semana 14 de MMWR de 2021. Esta fecha es un tema crítico de preocupación por no poca razón. Su derivación no es casualidad. El ‘Cuadro de comparación de dosis y muertes’, Anexo B a continuación, describe por qué.

Anexo B: La fecha de inflexión de la semana 14 de 2021 del MMWR también corresponde a la velocidad más rápida en las dosis de vacunas administradas dentro de la población de EE.UU. La línea roja es el Exceso de Mortalidad por Causa Natural No-COVID extraído de los datos detrás del Anexo E a continuación”.

Según The Ethical Skeptic, hay tres tipos de códigos de registros de defunción en particular que señalan una “alteración de la salud sistémica de la población”: “Exceso de muertes por neoplasias malignas y linfomas” (codificadas C00-C97), “Síntomas, signos y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificados en otra parte” (R00-R99) y “Exceso de muertes por causas naturales no relacionadas con el COVID”. Los tres presentan una tendencia muy marcada con respecto a las líneas de base históricas.

Sin lugar a dudas, hemos establecido que ahora mismo existe un problema en términos de salud y mortalidad de los ciudadanos estadounidenses. Uno que se diferencia del propio COVID-19, y que comenzó en serio en la semana 14 de 2021 del MMWR.

Por ejemplo, las muertes por cáncer y linfoma están ahora en un nivel de 9+ Sigma, aunque podría ser potencialmente mayor. Según The Ethical Skeptic, 43.935 registros de muerte relacionados con “potenciales muertes por miocarditis, cáncer, pericarditis, conductividad, nefrosis, hígado y/o linfoma” han sido eliminados de los conjuntos de datos de los CDC, y en el momento de escribir ese artículo no habían sido puestos de nuevo o reasignados a otro código CIE.

“Esto supone un 7% del total de muertes para el periodo en cuestión, y posiblemente entre un 15 y un 25% de los datos de tendencia de estos grupos de muertes altamente preocupantes de la CIE-10, que faltan. Sin embargo, incluso en ausencia de estos datos, las tendencias implicadas son alarmantes”, escribe.

Exceso de muertes por causas naturales en EE.UU.

El escéptico ético continúa:

“Por último, terminamos con el gráfico más importante de todos: el que indica las muertes que no se deben a accidentes, suicidios, adicciones, agresiones, abusos, desesperación, trastornos ni COVID-19. El gráfico de Exceso de Mortalidad por Causas Naturales no relacionadas al COVID que comenzamos a monitorear el 29 de mayo de 2021. Lo que llamé entonces, el gráfico “¿Qué demonios es esto?”.

Como se puede ver, hemos perdido 349.000 estadounidenses más jóvenes por algo más que COVID y muerte no natural, durante el período del 3 de abril de 2021 al 13 de agosto de 2022.

La tasa actual de mortalidad en esta categorización de la CIE, es de alrededor de 5.000 – 8.000 por semana… lo que supera la mayoría de las semanas de la pandemia en sí (salvo los períodos de pico absoluto). A estas alturas, si todos estos excesos de mortalidad fueran realmente un remanente de el propio virus, ya deberían haber comenzado a disminuir. Desgraciadamente, no sólo no están disminuyendo, sino que en muchos casos siguen aumentando.

Anexo E: El exceso de muertes por causas naturales no relacionadas con el COVID está en su punto más alto a partir de la semana 32 de 2022 del MMWR. 349.000 ciudadanos estadounidenses han muerto por algún factor adicional desde la semana 14 de 2021 del MMWR. La tasa actual de exceso de mortalidad representa un promedio de cinco semanas de 5+ sigma en exceso (cubriendo conservadoramente el retraso).

En consecuencia, y sin lugar a dudas, hemos establecido que ahora mismo existe un problema en términos de salud y mortalidad de los ciudadanos estadounidenses. Uno que se diferencia del propio COVID-19, y que comenzó en serio en la semana 14 de 2021 del MMWR”.

Las vacunas contra el covid perjudican la función inmunitaria

Kenji Yamamoto, del Departamento de Cirugía Cardiovascular del Hospital Conmemorativo Okamura de Japón, también ha dado la voz de alarma, destacando específicamente la capacidad de las inyecciones de COVID para perjudicar la función inmunitaria. En un comentario publicado en la revista Virology Journal el 5 de junio de 2022, Yamamoto señaló:

“Recientemente, The Lancet publicó un estudio sobre la eficacia de las vacunas COVID-19 y la disminución de la inmunidad con el tiempo. El estudio mostró que la función inmunitaria entre los individuos vacunados 8 meses después de la administración de dos dosis de la vacuna COVID-19 era inferior a la de los individuos no vacunados …

La disminución de la inmunidad puede deberse a varios factores, como la N1-metilpseudouridina, la proteína de la espiga, las nanopartículas lipídicas, la potenciación dependiente de los anticuerpos y el estímulo antigénico original…

Como medida de seguridad, deben suspenderse otras vacunaciones de refuerzo. Además, la fecha de la vacunación debe registrarse en la historia clínica de los pacientes … En conclusión, la vacunación con COVID-19 es un factor de riesgo importante para las infecciones en pacientes críticos”.

Es importante entender que cuando la función inmunitaria está deteriorada, uno se vuelve vulnerable a todo tipo de infecciones y enfermedades, incluido el cáncer. Por lo tanto, la vacuna COVID bien puede ser responsable de un gran número de enfermedades con resultado de muerte.

Una “comprobación de hechos” no tan reconfortante de Reuters

Un reciente estudio tailandés descubrió que los adolescentes, de entre 13 y 18 años, que recibieron dos dosis de ARNm de Pfizer sufrieron diversos problemas cardíacos. Una “comprobación de hechos” de Reuters señala:

“Un estudio de 301 adolescentes en Tailandia encontró cambios leves y temporales en el ritmo cardíaco después de una segunda dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech entre uno de cada seis adolescentes, y no un tercio como se afirma en las redes sociales. El estudio también observó posibles signos de inflamación del corazón en sólo siete de esos adolescentes con cambios de ritmo y confirmó la miocarditis en sólo uno de los siete”.

¿Debemos hacer un desfile de la victoria por el hecho de que el pinchazo causa problemas cardíacos en SÓLO 1 de cada 6 adolescentes? ¿De verdad? Ya sea 1 de cada 3 o 1 de cada 6, esto no es una “buena noticia” y seguramente no merece el tono despectivo utilizado por Reuters. Como se informa directamente desde el estudio en cuestión:

“Los efectos cardiovasculares más comunes fueron taquicardia (7,64%), falta de aire (6,64%), palpitaciones (4,32%), dolor de pecho (4,32%) e hipertensión (3,99%). Siete participantes (2,33%) presentaron al menos un biomarcador cardíaco elevado o evaluaciones de laboratorio positivas.

Se encontraron efectos cardiovasculares en el 29,24% de los pacientes, desde taquicardia, palpitaciones y miopericarditis. Se confirmó la existencia de miopericarditis en un paciente después de la vacunación. En dos pacientes se sospechó una pericarditis y en cuatro una miocarditis subclínica. Conclusión: Los efectos cardiovasculares en adolescentes tras la vacunación con BNT162b2 ARNm COVID-19 incluyeron taquicardia, palpitaciones y miocarditis”.

Los millennials murieron a un ritmo asombroso a finales de 2021

Recientemente entrevisté a Ed Dowd, antiguo gestor de carteras de acciones de BlackRock y “gurú” de los fondos de cobertura, pero aún no lo he publicado. A principios de marzo de 2022 compartió las inquietantes estadísticas de mortalidad de los CDC por grupos de edad en el programa War Room de Steve Bannon.

Durante el otoño de 2021, los millennials, de 25 a 44 años, tuvieron un aumento del 84% en el exceso de mortalidad. “Es el peor exceso de mortalidad, creo, de la historia”, dijo Dowd a Bannon. Entre el verano y el otoño de 2021, murieron 61.000 millennials que de otro modo no lo harían. Citando a Dowd:

“Básicamente, los millennials experimentaron una Guerra de Vietnam en la segunda mitad de 2021. 58.000 personas murieron en la guerra de Vietnam, tropas estadounidenses [en el transcurso de 10 años], así que esta generación acaba de experimentar una guerra de Vietnam [en 6 meses] …

Hemos tenido 1,1 millones de muertes en exceso desde que comenzó la pandemia, muchas de las cuales ocurrieron en la segunda mitad de [2021] …

Creo que esta es la pistola humeante: que las vacunas están causando un exceso de mortalidad en todos los grupos de edad… Así que voy a poner una palabra. Es una palabra antigua, pero debería reintroducirse en la conversación. Se llama democidio: Muerte por el gobierno. Así que el gobierno, a través de los mandatos ha matado a la gente …

Si estás en Wall Street y sigues pensando que Pfizer y Moderna son buenas compras, tengo noticias para ti: se avecinan algunos catalizadores que probablemente no van a ser buenos para mantener esos valores”.

El siguiente pdf fue publicado en la cuenta GETTR de Dowd, el 11 de marzo de 2022. (Un usuario de GETTR llamado MiloMac también reprodujo las conclusiones de Dowd utilizando datos públicos de los CDC, creando gráficos adicionales).

El elefante en la habitación

En un comentario y seguimiento de las revelaciones de Dowd del 15 de marzo de 2022, Steve Kirsch escribió

“Llamé a Ed para aclarar de dónde sacó el gráfico y luego busqué la verificación de esto. Encontré la verificación. Luego verifiqué que las muertes no podían ser explicadas por la variante delta. Bien, entonces, ¿qué causó todas las muertes? La única explicación es la vacuna porque las muertes son muy masivas”.

Kirsch publicó una conversación de WhatsApp con Marc Girardot, un innovador de la biotecnología franco-estadounidense, que cree que la vacuna puede, en algunas personas, envejecer sus arterias hasta 50 años en sólo unos meses. De ser cierto, esto podría desencadenar una rápida aparición de enfermedades cardiovasculares que provocarían una muerte prematura.

Los adolescentes y los adultos jóvenes mueren con mayor frecuencia en Nueva Zelanda

En un artículo de Substack del 16 de agosto de 2022, el periodista independiente Alex Berenson (antiguo reportero y novelista del New York Times) destacaba las estadísticas de la inyección de COVID en Nueva Zelanda, que incluyen las muertes observadas después de la inyección. Explicó:

“El Ministerio de Sanidad de Nueva Zelanda publica informes periódicos y detallados sobre la seguridad de la vacuna COVID, que incluyen listas específicas de efectos adversos que ha recibido. Como parte de los informes, el ministerio también cuenta todas las muertes de personas que han recibido las vacunas en los 21 días anteriores…

Nueva Zelanda cuenta con un registro nacional de vacunación contra la COVID y un registro nacional de defunciones, por lo que los registros y las comparaciones deberían ser en gran medida exactos… El ministerio desglosa las defunciones por edades, desde 0 a 9 años hasta más de 80 años.

A continuación, compara el número real de personas que murieron en las tres semanas posteriores a las vacunas con el número “previsto”. Esa cifra es simplemente el número de muertes que los demógrafos habrían esperado en un periodo aleatorio de tres semanas, basándose en tablas actuariales que estiman la mortalidad…”.

En resumen, entre el 19 de febrero y el 30 de abril de 2022, las personas mayores de 30 años tuvieron tasas de mortalidad más bajas de lo normal en los 21 días posteriores a la vacuna, pero las personas menores de 30 años (de 10 a 29 años), por alguna razón, murieron en tasas más altas. (La falta de muertes observadas en el grupo de menores de 10 años se debe probablemente a un retraso en la notificación).

Según el Ministerio de Sanidad, las muertes ligeramente elevadas en el grupo de menores de 30 años se deben probablemente al “azar”. Y, como señala Berenson, “el ministerio no proporciona ninguna información sobre las causas de muerte en ningún rango de edad, por lo que es imposible determinar si la miocarditis u otras afecciones cardíacas desempeñaron un papel importante en las cifras más altas de lo esperado”.

Aunque estos datos no son ni mucho menos tan alarmantes como otros, no dejan de ser una señal de alarma de que algo raro está ocurriendo. Se está muriendo gente joven a la que deberían quedarle décadas de vida.

Y vale la pena señalar que Nueva Zelanda, al igual que Estados Unidos, afirma que NO hay problemas potenciales de seguridad con las vacunas, ni uno solo, a pesar de los miles de informes de lesiones graves. 

Teniendo en cuenta el grupo de edad que está muriendo a un ritmo más alto de lo normal -adolescentes y adultos jóvenes de 20 años-, incluso un pequeño aumento debería ser tomado muy en serio, pero no lo es.

Para terminar donde empezamos, ¿cuál es el culpable más probable de estas muertes? ¿Los bloqueos del pasado que impiden temporalmente la atención médica rutinaria, dando lugar a enfermedades crónicas que matan incluso a los jóvenes en un par de años? ¿O la vacunación masiva de inyecciones de transferencia de genes experimentales que nunca se han utilizado en humanos?

Fuentes:

Por Lifesitenews: “Se llama democidio, muerte por el gobierno”: Estadísticas indican tasas de mortalidad excesiva por la vacuna Covid. Temas relacionados con este artículo: La timovacuna covid provoca un espectacular aumento de la mortalidad jamás visto en España,  2004: Un libro que desvela la utilización de las vacunas para matar a los “comedores inútiles”Consecuencias de la vacunación: Lo peor de la “pandemia” está por venirEl sueño más oscuro, control mental, alquímia y asesinato médicoNueva película argumenta que la OMS participó en un “experimento de control de la población” bajo la apariencia de un programa de vacunación

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial. “La guerra no fue desatada por el frenético Fuhrer que gobernaba Alemania en ese momento. La Segunda Guerra Mundial es un proyecto creado por la oligarquía mundial o los “propietarios de dinero” angloamericanos. Utilizando instrumentos como el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco de Inglaterra, comenzaron a prepararse para el próximo conflicto mundial de escala mundial justo después de la Primera Guerra Mundial. La URSS era el objetivo”

Zelenski y la superchería de la “contraofensiva”‎

El presidente ucraniano Zelenski y sus padrinos de la OTAN iniciaron una ‎contraofensiva contra las tropas rusas. Eligieron un lugar donde había pocas fuerzas, ‎porque Moscú no tenía intenciones de ocuparlo, y ahora se desgañitan celebrando una ‎‎“victoria” sin enemigos ni batalla. Hoy pasamos revista a otra operación de ‎propaganda que sólo puede convencer a quienes quieran ser convencidos, o sea a los ‎medios y el público de Occidente. ‎
Inmediatamente, el presidente Zelenski viajó a esa franja de territorio recuperado, concretamente a la ciudad ‎de Izium, y anunció allí la «cercana victoria» de Kiev sobre el «invasor» ruso. ‎
Mientras tanto, la prensa occidental habla sin descanso de la «derrota rusa» y se interroga ‎sobre un eventual complot que derrocaría en Rusia al «vencido» Vladimir Putin. ‎Hasta ahí la historia contada por los cuentistas de la OTAN. ‎La realidad es bastante diferente…

El experimento secreto de pedofilia de Alemania

Bajo el ‘Experimento Kentler’ de la década de 1970, las autoridades de asistencia social de Berlín entregaron a adolescentes sin hogar a conocidos pedófilos.
El gobierno de la ciudad-estado de Berlín reveló cómo financió un programa de acogida de pedófilos hace 45 años.
A partir de 1969, las autoridades de asistencia social de Berlín entregaron el cuidado de al menos tres adolescentes sin hogar al Dr. Helmut Kentler, un investigador sexual de Hannover. Colocó a los jóvenes con pedófilos conocidos, incluido uno que ya tenía antecedentes penales por abuso infantil, creyendo que les daría a los adolescentes con problemas un ancla social y les daría a los pedófilos la oportunidad de convertirse en padres adoptivos cariñosos…

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5