Por Alonso de Mendoza – La Gaceta de la Iberosfera

La historia es vieja: un grupo de activistas al que nadie conoce se graba perpetrando una acción-protesta y al minuto las imágenes circulan por todas las televisiones del globo. Parece espontáneo y torpe, incluso cutre, pero no lo es. Detrás de estas acciones aparentemente sociales hay poderosos lobbies y gente multimillonaria inyectando cientos de miles de euros. Su objetivo: controlar la narrativa y hacer creer que la pulsión social está del lado de las causas ideológicas que financian, de las que obtienen enormes beneficios en forma de subvenciones y transferencia de patrimonio nacional a sus manos.

El último ejemplo lo pudimos ver este domingo con el espectáculo montado por dos activistas alemanes ante un cuadro de Claude Monet, al que arrojaron puré de patata mientras gritaban consignas contra el cambio climático. La organización a la que pertenecen se llama Letzte Generation (Última Generación en alemán) y fue creada hace apenas un año. A pesar de su corta vida, sólo en el primer trimestre de 2022, esta supuesta ONG recibió la friolera de 250.000 de dólares del Climate Emergency Fund, entidad estadounidense fundada por Aileen Getty, una rica heredera del negocio petrolífero cuya fortuna familiar se calcula en entre 5.000 y 20.000 millones de euros.

Un pequeño repaso por internet permite comprobar que Letzte Generation no es un simple club de voluntarios que utiliza su tiempo libre para concienciar sobre los efectos de lo que llaman «crisis climática». Tanto su web como sus redes sociales reflejan una ingente inversión de tiempo y dinero en acciones, charlas, cartelería, diseño gráfico y merchandising que difícilmente se financia con los ahorros de un grupo de estudiantes. Muy al contrario, se observa una costosa y frenética actividad a tiempo completo que además requiere de financiación extra para sufragar las multas, fianzas y abogados derivados de sus numerosos actos vandálicos, que ellos mismos publicitan.

La web de esta organización se creó en vísperas de las elecciones federales de Alemania en 2021 y está a nombre de un empleado de la Universidad de Augsburgo. En su canal de Youtube, se comprueba que el primer vídeo colgado en la plataforma es un diálogo entre el hoy canciller germano, el izquierdista Olaf Scholz, y un estudiante de Ciencias Políticas de la misma universidad. La charla está presentada por el expresidente del Parlamento Europeo y excandidato socialdemócrata a la cancillería alemana, Martin Schulz. Todo queda en casa.

El ya mencionado Climate Emergency Fund no sólo financia a esta organización. Además de numerosas donaciones al Partido Demócrata de EEUU, también está detrás de otros chiringuitos climáticos de reciente creación como Just Stop Oil, Scientist Rebellion o Extintion Rebellion. Del primero surgió el reciente ataque a Los Girasoles de Van Gogh con sopa de tomate industrial y del segundo, la vandalización de las escaleras del Congreso de los Diputados de España con pintura roja, ambas actuaciones ampliamente difundidas por los grandes medios de comunicación convencionales. Y aunque la opinión pública ha expresado su fuerte rechazo por estos actos, el subconsciente colectivo ya sabe en qué lado está la presión social.

La fundadora de Climate Emergency Fund se vanagloriaba el sábado en The Guardian de financiar este tipo de acciones radicales. En un artículo titulado, «Financio el activismo climático y aplaudo la protesta del Van Gogh», la rica heredera admitía de su puño y letra haber hecho una fortuna con los combustibles fósiles, pero se justificaba alegando que en su día vendió su empresa de petróleo y «juró» usar las millonarias ganancias para «proteger la vida en la Tierra». Lo cierto es que además de financiar al lobby del clima, Aileen Getty es la principal accionista de la empresa Wastefuel, compañía que se define como «productora de combustibles renovables» y que a buen seguro está trincando lo suyo de los millonarios fondos intergubernamentales para la llamada «transición ecológica»También es multipropietaria y dueña de al menos diez mansiones, incluidas casas en Manhattan, Los Ángeles y Miami. Una mujer tan comprometida con el planeta, que se lo quiere quedar todo para ella.

Fuentes:

Por Alonso de Mendoza – La Gaceta de la Iberosfera: Lobbies y multimillonarios financian los destrozos en museos de los activistas climáticos


Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Planeta Libre

Compartir esta publicación

Videos
Posts recientes
Este momento crucial
Vídeo
Sobre nosotros

Desenredarse de este mundo de (propaganda) no es fácil. Requiere tiempo. Requiere trabajo. Requiere una curiosidad profunda y sostenida acerca de lo que realmente está sucediendo debajo de toda la confusa charla mental, acerca de lo que la vida realmente es debajo de todas las historias que nos han contado.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín mensual para mantenerse actualizado

Te puede interesar

El enorme daño ambiental de los coches eléctricos y la “energía-verde”

En medio de la euforia actual sobre los coches eléctricos y la energía eólica, se han olvidado de informar de los importantes costes ocultos perjudiciales para el medio ambiente con los que están asociados.
Una batería para un coche eléctrico pesa unos 500 kg, el volumen es del tamaño de una maleta grande. Contiene 12 kg de litio, 30 kg de níquel, 20 kg de manganeso 15 kg de cobalto, 100 kg de cobre, 200 kg de aluminio (cuya producción consume mucha energía), acero y plástico. En el interior hay 6831 celdas de iones de litio.
Por ejemplo, para fabricar una batería de automóvil, se deben procesar (después de la extracción) 10 toneladas de salmuera (esta extracción implica la consiguiente evaporación solar de las salinas, y eso puede llevar muchos años. También es destructivo para el medio ambiente y requiere toneladas de agua que no están disponibles cerca de las salinas) para producir litio, 15 toneladas de mineral para cobalto, 2 toneladas de mineral para níquel y 12 toneladas de mineral para cobre. Se extraen un total de 200 toneladas de la corteza terrestre para una sola batería.

En 1969 ya se habría programado un microchip de identidad y la moneda digital exclusiva

El Nuevo Orden de los Bárbaros es una fuente (libro) de información histórica sobre la planificación del Gran Reinicio. Podemos acusar de conspiradores a los ensayistas que entendieron hace unos años por lo que estamos pasando y por lo que pasaremos dentro de unos meses, es decir un sistema de contraseña de identidad unido a un medio de pago digital exclusivo en un implante corporal: el microchip. Pero que un miembro del Nuevo Orden Mundial anunciara esto en 1969 prueba que la historia está escrita por conspiradores poderosos, decididos y perseverantes. *En la foto: Rockefeller & Dr. Richard Day

Conjurando al Demonio: Inteligencia Artificial, Descartes y la conexión Cerebro – Conciencia

Después de su entrevista en el Simposio del Centenario del MIT en 2014, el “extraordinario” tecnócrata Elon Musk se abrió a la audiencia para hacer preguntas. Un miembro de la audiencia le preguntó qué pensaba sobre la inteligencia artificial y fue entonces cuando la expresión de Musk cambió. De repente se puso muy serio: “Creo que debemos tener mucho cuidado con la inteligencia artificial. Si tuviera que adivinar cuál es nuestra mayor amenaza existencial, probablemente sea esa. Así que tenemos que tener mucho cuidado con la inteligencia artificial. Y a continuación añadío: “Debería de haber alguna supervisión regulatoria, tal vez a nivel nacional e internacional, para asegurarnos de que no cometemos ninguna tontería”. “Con inteligencia artificial estamos invocando al demonio”.
La mayoría de la gente interpretó las palabras de Musk como una simple analogía para describir los posibles peligros que rodean la creación de una IA avanzada, pero tal vez su elección de palabras merezca un escrutinio más cuidadoso.

Comparte tu información y artículos más relevantes

BasqueCatalanEnglishPortugueseSpanish

Teléfono

Pídalo por correo

Email

· Aquí encontrarás nuestras · Recomendaciones

Reproducir vídeo

Desprográmate

valoración
4/5